Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Categorías WWE

Review SmackDown Live 29 de enero de 2019

Review del show de esta semana de SmackDown Live

Mattel Sound Slammers
Review SmackDown Live 29 de enero de 2019
Por Sergio Esteban - PUBLICADO EL 30/01/2019 A LAS 16:25

Promo inicial.

Buen segmento para comenzar el show, en el que se mantuvo la rivalidad que están teniendo Charlotte y Becky. La irlandesa fue ovacionada en su programa y vitoreada en cada palabra del discurso que dió, que se centró básicamente en diferenciarse de Ronda y decir que ella piensa por y para si misma, no tiene dudas morales y está orgullosa de estar donde está porque se lo ha ganado, haya dejado por el camino a quien haya dejado. Fue una promo potente y bien interpretada, que tuvo su continuidad con la salida de Flair, para tratar de menospreciar a su ex-amiga.

Picada por lo ocurrido en Royal Rumble, enlazó sus palabras con las de Rousey en Raw, en las que decía que Lynch venía de la nada, para imponerse como el referente que ha enseñado todo a la irlandesa. Una actitud de poderío, que fue respondida a golpes por parte de Becky. Si hay un mínimo pero a toda la historia que envuelve a Lynch es que siempre tienen las demás la última palabra y la respuesta de la irlandesa, siempre suele ser con violencia, cuando podría contestar con argumentos alguna vez.

De todos modos, gran momento tanto ese ataque directo a Charlotte como la respuesta de The Queen, agresiva, motivada y vacilando a una Becky tocada en su rodilla. Quizás hubiera sido más efectivo un limbwork más inteligente a esa extremidad por parte de Flair que, aunque atacó esa zona, no la destrozó por completo, pero me pareció un segmento bastante interesante en global. Eso sí, prefiero que Charlotte se centre en Asuka y no la involucren en una triple amenaza de cara a WrestleMania con Lynch y Rousey. No sería mal combate, pero prefiero un mano a mano clásico.

Campeonato de Estados Unidos.

Shinsuke Nakamura (c) vs. R-Truth.

El combate no estaba siendo malo. No era una cosa del otro mundo, ya que Nakamura dominaba y Truth, de vez en cuando, hacía algún comeback interesante, pero decente para ser un semanal de transición. Sin embargo, el resultado fue tan sorprendente como lamentable. Partamos de la base de que lo ocurrido en ese desenlace no fue un botch. Comprendo a quien lo piense, pero un árbitro experimentado sabe mil artimañas para no contar si no quiere, por lo que hacer lo que hizo creo que forma parte de una storyline para que el japonés pueda reclamar por una decisión injusta desde su punto de vista. Pero es que esa decisión no hay por donde cogerla de ninguna manera.

Shinsuke queda fatal, ya que el título apenas le dura 48 horas y cae derrotado ante un enemigo menor, dejando su status por los suelos. No estaba contento con que el título retornase a su cintura, pero quitárselo de manera tan rápida y ante Truth, es un golpe fuerte para él. Y R-Truth con la correa, creo que tampoco es una alternativa adecuada. Me gusta el carácter que está teniendo en este run y su gimmick divertido. Creo que lo interpreta bien y merece reconocimiento. Pero para sus performances, no necesitaba el cinturón y creo que poco le puede aportar.

Y si poco le puede dar el título a él, menos le puede ofrecer él al título, ya que está en manos de un veterano que a duras penas se mantiene en el midcard, cuando había opciones más llamativas, tanto faces (Alí) como heels (Andrade), para dar importancia a talentos jóvenes que pudieran lucirse con un título intermedio. Parece que se está haciendo una transición a lo cómico y eso, puntualmente puede generar buenas reacciones en la grada, como anoche, pero a la larga, es una devaluación de un trofeo que debería jugarse entre wrestlers que tuvieran un mayor nivel sobre kayfabe. Y no tengo nada en contra de Killings, que me divierte bastante, pero es que darle el título USA en pleno Road to WrestleMania me parece muy extraño.

Campeonato de Estados Unidos.

R-Truth (c) vs. Rusev.

Igual de sorprendente que el segmento anterior fue este. De hecho, fue una continuación, en la que Rusev exigió que el nuevo campeón pusiera su título en juego frente a él. No había porqué hacerlo, ya que Vince dijo que no habría cláusulas de revancha y, en teoría, de darse ese enfrentamiento debería haber sido del búlgaro frente a Nakamura, sin R-Truth de por medio. Pero no, se programó este combate y todo para tomar otra decisión sin demasiado sentido, como era el anticlimático turn heel de Rusev. Previo a todo esto, también hubo un instante que no fue demasiado bonito, con Carmella empujando a Lana, estando esta supuestamente lesionada de su tobillo. Habría que cuidar más esos detalles, porque Mella es face y no está muy bien que haga cosas así.

Pero eso es una cosa menor, en comparación con lo visto después. RuRu controló a su rival durante la lucha, como era previsible, pero en apenas tres minutos, el nuevo campeón retuvo su cinturón con un conteo que de nuevo pareció más un accidente que otra cosa. Fue más legal que lo que pasó con Nakamura, pero fue un roll-up de la nada, que ocasionó la furia del europeo. Tanto él como el japonés se cebarían después con Killings en el post-match, siendo muy abucheados y confirmando el paso a villano de Rusev. No tiene sentido hacerle perder en tres minutos y de esa manera, pero tampoco el cambio de bando, que no venía demasiado a cuento.

Y para finalizar una noche horrorosa en el bookeo de esta storyline, en un segmento de backstage posterior, Nakamura y Rusev unieron fuerzas en un conjunto que carece de ningún nexo de unión. Hace unas horas se estaban pegando y ahora forman equipo, de forma precipitada y asociándose en una promo que incluía también a gente tan poco impactante como Anderson y Gallows. Creo que a nadie se le hubiera ocurrido algo tan enrevesado y que empeorase las cosas de esta manera. Pero parece que a Vince si. Lo único salvable es poder ver a Nakamura enfrentarse a los Good Brothers.

Promo de Rey Mysterio y Andrade “Cien” Almas.

Segmento tan sencillo como efectivo para vender la rivalidad que siguen manteniendo los mexicanos. Tras dar varias luchas de gran calidad, había que profundizar un poco más en la storyline y no se complicaron la vida, haciendo lo lógico y obteniendo unas buenas reacciones del público. Zelina estuvo muy bien, segura al micro, acaparando la atención y siendo un buen cebo, en el que Mysterio cayó pese a su veteranía. Su explicación fue coherente y, además, se la notó dominante cuando azuzaba a Andrade, para que este hiciera más daño a Rey.

Almas, por su parte, también estuvo correcto. Es un luchador carismático, como demostró al realizar el Three Amigos y las poses propias de Eddie Guerrero para provocar a su pequeño enemigo, y es mejor que haga actuaciones como estas, dejándole el tema del micro a su mánager, que domina esa faceta bastante mejor que él.

Y Rey, pues volvió a poner over al joven talento rival. Es la función que debe cumplir y me parece coherente que se sacrifique en segmentos como este. Sigue teniendo a la grada de su lado y cuando reaccionó para aplicar el 619 provocó aplausos de los fans. Luego terminó por sucumbir al DDT de su oponente, lo cual dejó a Almas en medio de un gran abucheo, al haber machacado a alguien tan querido. Unos recursos mil veces vistos, pero muy bien ejecutados y que aportaron a la rivalidad, sin meterse en demasiadas complicaciones.

Promo de The Miz y Shane McMahon.

Segmento emocionante y que estrecha los lazos afectivos entre los campeones por pareja, pero que aporta bastante poco. Evidentemente, ahora hay que afianzar el tag que forman Miz y Shane y para ello, Shane se preocupó en hacerle un vídeo conmemorativo de ese camino hacia la cima a su compañero, y le llevó a su padre. El padre se sentía orgulloso, le dijo que le quería y casi hizo llorar a Mizanin Jr. No es que me parezca mal este tipo de celebración, ni sea un insensible, pero personalmente a mi no me acaba de generar empatía la historia y me parece todo demasiado artificial, muy forzado. Entiendo que haya un tipo de público al que le guste y las reacciones fueron muy positivas, pero respetando a ese sector, para mi es un guion que no conecta demasiado. Quizás sea porque este tipo de momentos suelen acabar en brawls agresivos, interrupciones o problemas, pero me pareció poco atractivo en líneas generales.

Se anunció también que otros cuatro equipos competirían para retar a Shane y Miz, lo cual me pareció una buena idea excepto por dos detalles. El primero es que echo de menos las revanchas de los ex-campeones de forma directa, ya que es algo que no molestaba y aunque repitiera peleas, permitía finalizar historias con un sentido claro. Y segundo que, aunque entiendo que hay que promocionar a Heavy Machinery tras su ascenso, creo que Sanity están muy olvidados y podrían aportar más que ellos. Aunque no hubiesen ganado esa contienda, pero al menos salir en un match de ese estilo y no quedar relegados a ser el último stable de la división.

Promo de Mandy Rose y Sonya Deville.

Hoy parece que estoy muy negativo y que nada me gustó, pero es que este segmento también lo vi un poco flojo. Y no es por el anuncio de la presencia de Sonya y Mandy como conjunto en Elimination Chamber. Es cierto que hubiera preferido que se clasificasen en algún combate previo, como las chicas de Raw, pero los efectivos del roster femenino del show azul son mucho menores y hay que entender la ventaja que tiene en este caso estar en el programa de los martes. De todos modos, su inclusión en el match me parece justa y creo que pueden aportar cosas.

Pero una vez hechas las declaraciones de rigor, acerca de que el objetivo de ambas era conseguir el oro por parejas, la conversación se volvió a desviar hacia el protagonismo de Rose y su historia con Naomi. Sigue pareciendo la rubia mucho más importante que Deville y, no solo eso, sino que además su actuación fue algo mediocre. La justificación de atacar a la mujer de Jimmy Uso por una tontería ocurrida en Tough Enough hace cuatro años, ya era bastante pobre, pero su forma de explicar su sufrimiento, que había llorado mucho y lo había pasado muy mal, a menos que estuviera hecho todo con la finalidad de no creerla, no convenció a nadie. En fin, una entrevista que dió un componente más para explotar en la rivalidad entre ambas, pero que tampoco supuso un instante demasiado llamativo en el global del show.

Fatal 4-way eliminatoria para decidir a los retadores de los campeonatos por pareja de SmackDown.

The Usos (Jimmy Uso y Jey Uso) vs. Heavy Machinery (Otis Dozovic y Tucker Knight) vs. The New Day (Kofi Kingston y Big E) vs. The Bar (Cesaro y Sheamus).

Mejor combate de la noche, aunque fue el único que se realizó aparte de los controversiales por el título de Estados Unidos. Todos tuvieron sus momentos de lucimiento y hubo una acción dinámica, algo limitada por las condiciones propias de la contienda, pero que se subsanó con la buena performance de equipos muy compenetrados y que cooperaron de gran manera. Los primeros eliminados fueron los hombres de New Day. Y no me parece mala decisión, porque a nivel de status, siguen en una categoría aparte, con una conexión popular que hace que no les afecten apenas ni las victorias, ni las derrotas.

Dieron buenas secuencias con The Bar, sobre todo, pero su función en la pelea fue la de poner over a Heavy Machinery, dándoles a los novatos un triunfo parcial ante ellos, que los deja como unos rivales dignos para enfrentamientos de este estilo. La potenciación de Heavy Machinery no fue completa, ya que perderían de forma clara ante The Bar, pero llevarse una victoria y estar a la altura de los demás, fue una alegría para ellos. Aunque, a decir verdad, prácticamente todo el foco de ese conjunto fue para Otis, que hizo la cuenta, estuvo bastante tiempo en el ring y es la cara más reconocible del equipo, teniendo una relevancia bastante superior a la que aparenta tener Tucker, que fue el vencido.

The Bar no lo hicieron mal, superando a sus rivales en cuanto a poderío y solidez, vendiendo muy bien sus acciones y dando sensaciones de ser los más fuertes. Vencer a Dozovic y Knight no es un gran mérito, porque entraba dentro de los planes, pero al menos no fueron los primeros eliminados, algo que les hubiese afectado más que a Kofi y Big E. Cedieron la victoria a los Usos, eso sí, cuando para mi deberían haber tenido una revancha al menos, pero son las nuevas reglas que parece haber en WWE. Los samoanos no son malos retadores tampoco y tras no aparecer en Royal Rumble, son una opción muy válida para darles una buena lucha a Miz y Shane, aparte de aportar variedad. No fueron los mayores protagonistas del choque, pero tampoco hizo falta y su status, por su dilatada trayectoria, es suficiente para que derrotaran a The Bar de forma creíble. Una lucha dinámica y atractiva, con un desenlace aceptable y que gustó al respetable.

Promo de Daniel Bryan.

Muy buena promo, con momentos muy vistosos y actuaciones más que correctas. Por empezar con Daniel, su camino hacia la locura sigue adelante y realizó un discurso tremendo, hablando mal de la sociedad, del consumismo y de todo los que no creían en sus palabras. Dijo convencido hasta lo del tema de la vaca y le puso un nombre, un instante que podría parecer infantil, pero introdujo de manera adecuada como un elemento más de sus teorías. Su gimmick es brutal y ocasiona grandes respuestas del público.

También me gustó ese NO! cuando la gente gritó a favor de Becky Lynch y que ella fue la verdadera ganadora del evento Royal Rumble y el momento en el que lanzó el título a la basura, para ser consecuente con sus ideales, sacando a relucir un nuevo cinturón más ecológico, con un diseño bastante bonito, por cierto. Es una locura, pero es lo que se debe hacer en una dinámica como la que lleva su personaje. La aparición de Rowan, sin embargo, me pareció innecesaria, ya que estaba ahí apoyando al campeón por compartir sus pensamientos, supuestamente, pero ni hizo, ni explicó nada. Curioso ver a Erick como defensor del Medio Ambiente con las cosas que se vieron en su época de la Wyatt Family.

De todos modos, lo más importante del segmento llegaría después, con la salida de los rivales que tendrá Bryan dentro de la jaula en el próximo PPV. Hubiera preferido la inclusión de Mysterio y Andrade en esta lucha, pero al llevar una rivalidad alternativa, es entendible que eligieran esta nómina de oponentes. Triple H hizo oficial el enfrentamiento de Elimination Chamber, pero antes vimos un pequeño brawl entre Orton, Styles, Alí, Jeff Hardy y Samoa Joe. Y esa pequeña batalla se originó gracias a la espectacular promo del samoano. Todos salieron a reclamar su oportunidad en el PPV, pero fue él quien se comió a los demás, nombrando a la mujer de AJ, llamando borracho a Jeff y tildando de hombres con suerte a Randy y Mustafá. Mostró poderío, provocó y generó violencia. Una gran performance la suya, para cerrar un show que se había desencaminado mucho en su primera parte.

Nota del show: 3,5

En otras noticias:
WWE 2K19
Solowrestling.com 2004 - 2019 Politica de Cookies Politica de privacidad Condiciones de uso