Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Categorías WWE

Review SmackDown Live 18 de diciembre de 2018

Review del show de esta semana de SmackDown Live

Mattel Sound Slammers
Review SmackDown Live 18 de diciembre de 2018
Por Sergio Esteban - PUBLICADO EL 19/12/2018 A LAS 20:32

Promo inicial.

Lamentable inicio de show, con Shane McMahon ejerciendo de dueño y relevando de sus funciones a Paige. El enfoque de la empresa es lamentable, porque lo que han hecho es realizar cambios que nadie había pedido. Es cierto que hay problemas, pero esas cosas que molestan a la audiencia, parece que se han pasado por alto y lo que la directiva ha decidido es tomar las decisiones que les han venido en gana, sin orden ni concierto. Paige no era el problema. Hacer debutar a mil luchadores no es el problema. El problema es estructural y hay que abordarlo escuchando realmente a los fans y sus demandas. Shane pregonó esa nueva Era, esa evolución hacia algo distinto, pero lo que acabamos viendo fue lo mismo de siempre. A la familia McMahon comiéndose el protagonismo de los segmentos, tocando teclas al tun tun, sin acertar.

Lo que se piden son nuevas ideas y más dinamismo, y lo que ofrecen son sacrificios innecesarios para aplacar los ánimos, dejando las cosas como están y aparentando ser salvadores, cuando ellos son los responsables del declive. Una mentalidad obsoleta en el fondo y en la forma. Porque no es que se retirara a Paige de sus funciones sin motivo, sino que fue tratada como una secundaria, sin ninguna relevancia. Ni siquiera habló en su despedida. Ni siquiera hubo un homenaje ni una explicación a su cese. Ni siquiera el discurso de Shane se produjo en el escenario principal (esto último es comprensible, porque habrian aplaudido a la ex-GM, pero también habrian abucheado la decisión de los McMahon). En definitiva, una despedida cutre, con muchas sonrisas y aplausos de los wrestlers de SD para enmascarar lo que estaba sucediendo y que, por enésima vez, devuelve a Shane todo el foco que no merece tener.

Promo de Becky Lynch y Charlotte Flair.

Sin dejar demasiado tiempo para reposar el segmento anterior, se sacó a escena a Becky Lynch, que sigue muy over con la grada, pese a la personalidad que representa. Sus palabras obtuvieron gran respuesta y ejerció correctamente el papel de mujer herida, mostrando intensidad en su promo contra Ronda y, obviamente, culpándola de haber perdido el título el domingo. Su status es suficiente para convertir una promo previsible en un periodo interesante y la verosimilitud que le da a todo lo que hace, le viene muy bien a SmackDown. Quizás debería estar mejor avalada con victorias decisivas, porque lo que le ha faltado a su reinado ha sido eso, triunfos en momentos claves. La acompaña la audiencia, su nivel, pero no así los resultados que ha cosechado.

Charlotte salió a hacerle frente y lo logró, luciendo como alguien poderosa. Su discurso también iba contra Ronda, pero indirectamente dejaba caer palabras dirigidas a Becky, diciéndole que la situación con Rousey estaba a otro nivel, que la historia era personal y que ella no está en su misma categoría. No es cierto, porque Lynch ha evolucionado mucho y puede codearse con Flair sin demasiados problemas, pero a nivel carismático y de ese halo de grandeza que se desprende en momentos puntuales, si que parece un peldaño por debajo de The Queen. Y Asuka, pues sigue con sus problemas al micro y con ese forzamiento recurrente, en el que le hacen gritar y marcar mucho las palabras para que se la entienda mejor. Son frases cortas, directas, sencillas, suficientes para defenderse, pero con una sobreactuación que en ocasiones roza el ridículo, aunque la grada la aplauda por el cariño que le tiene.

Una promo digna en la que no pasó mucho, hasta que apareció Vince y se llevó el foco, que es lo que siempre pasa. Sus palabras fueron decentes, explicando la situación, valorando a Asuka y haciendo comprender a Becky y Charlotte que lo que ocurrió en TLC se ajustaba a la legalidad. Todo parecía correcto hasta que Naomi salió a reclamar una oportunidad y McMahon se la dió. Si, tienen una historia en común y en los estadios americanos, Naomi tiene una base de fans por su estética. Pero estoy convencido que si hubieran hecho una encuesta entre la audiencia, la mayoría hubiera optado por seguir los planes originales y dejar que Sonya ocupase ese lugar, por calidad y por merecimientos. Pero luego dirán que escuchan a los fans...

Campeonato femenino de SmackDown.

Asuka (c) vs. Naomi.

Combate flojo, con demasiadas cosas en contra como para destacar. No solo es que la sustitución de Deville por Naomi decepcionara a muchos, sino que el resultado del combate era muy predecible, la historia de la relación entre la esposa de Jimmy Uso y la nipona no era lo suficientemente atrayente y la comparativa con los matches anteriores de la Emperatriz era una constante, no acercándose al nivel de esos enfrentamientos, evidentemente. Naomi no estuvo mal, pero es un tipo de luchadora que luce más en combates múltiples o donde no tiene que llevar el peso de la pelea. En un mano a mano, se notan sus carencias en transiciones, en la fluidez, en el selling y en el ritmo. Aunque su espectacularidad para realizar algunas ejecuciones, siempre salva su performance de una manera decorosa. Aquí tuvo sus instantes de dominio, pero nunca se vió cercana al nivel de la nueva campeona.

La mejor noticia es esa, la recuperación de Asuka como una wrestler dominadora, con fuerza y resistencia, aparentando estar por encima de sus rivales. Cuando se puso seria, pasó por encima de Naomi, con algún que otro movimiento vistoso y con un finisher que pareció demoledor a la segunda ante la pronta rendición de su enemiga (del primer intento, Naomi se escabulló). Un desenlace justo y coherente, que no molestó porque era lo más lógico, pero que no aportó un salto para la japonesa. Demostró que está a buen nivel, se asentó con el campeonato sobre kayfabe, pero superó un reto que no supuso un esfuerzo mayúsculo. En cuanto a Naomi, pues estuvo decente, dentro de sus posibilidades. Ella es lo que es y como tal hay que juzgarla, así que cumplió muy bien con el expediente, dió colorido a esta fase del show, dejó algunos destellos sueltos y cayó derrotada ante una adversaria muy superior, por lo que su credibilidad tampoco se ve excesivamente perjudicada.

Promo de Rusev.

Tanto esta promo, como la de después de Nakamura, tuvieron un toque gracioso, pero lejos de la intensidad que podrían mostrar estos dos luchadores. Por empezar con la del búlgaro, apareció con su esposa y criticó a Shinsuke de una manera algo infantil. Comparaciones, ironías y vaciles más propios de un hombre con buen mic, que de una bestia destructora y que no se detiene ante nada. No es que esté mal la promo, pero comparando con otras rivalidades, esta se queda en un plano muy secundario, dando la sensación de que no importa a nadie, como así pareció al quedarse fuera del pasado PPV.

Y la de Shinsuke, pues fue por el mismo camino, tratando de humillar al europeo con vídeos de sus apariciones en Total Divas. Es buen modo de meterse con él, poniéndose a su nivel y tachando de deshonroso lo que Rusev hacía en ese programa, pero es que a su vez, la empresa es la primera en defender esas actuaciones como algo muy digno y que merece un respeto. Una de tantas contradicciones, pero que cuando son explicadas por el japonés suman, ya que su gimmick permite ciertas locuras o discursos que se salen de la norma general. El problema es el mismo que le pasaba a Matt Hardy, que por muy bizarro o distinto que sea el personaje, si no consigue enganchar porque está instalado en la mediocridad, el resultado que se obtiene queda lejos del potencial que se desaprovecha, aunque nos saque algunas risas de vez en cuando.

Promo de Jeff Hardy y Samoa Joe.

Buena promo, con un Jeff Hardy cansado de la situación con Joe y un Samoa demostrando su gran micro una vez más. Y es que aunque Jeff le espetó que todo lo que hacía se debía a sus inseguridades, por no haber tenido muchos títulos en WWE, la sensación que transmitía Joe era la contraria. Seguridad en su discurso, capacidad para llevar a Jeff por donde él quería y habilidad para disfrazar con buenas palabras y preocupación, unas duras palabras sobre las adicciones de Hardy. Todo el contenido está bastante visto, pero la forma de enfocarlo de Joe, con pausa y tranquilidad aporta un nuevo ángulo.

Esta vez, sin embargo, Jeff respondió de forma contundente, le dió igual que no fuera disculpas sinceras, sino una intervención y atacó a Joe con su palmarés. Es evidente que en WWE no tiene un excelso currículum de títulos, pero a lo largo de su carrera se ha convertido en un luchador de los mejores de este siglo. Por exigencias de guion, Samoa tuvo que perder los nervios, algo que parecía poco probable tras la seguridad con la que entró al cuadrilátero y, en esta ocasión, las de ganar fueron para Jeff, que en el pequeño brawl que se organizó se llevó la mejor parte, golpeando al samoano con su Twist of Fate. Bueno, su versión modificada, la que lleva ya usando un tiempo, aunque personalmente eche de menos aquella en la que el movimiento no acababa con el propio Hardy sentado en el fin de la ejecución. Una promo decente, que iguala las fuerzas y que es un paso más previo a otros segmentos que deben ser más relevantes que este.

R-Truth y Carmella vs. The Miz y Mandy Rose.

Complicado defender esto, aunque por sacar algo positivo, no duró mucho y será rápidamente olvidado. Antes de comenzar, Miz fue a la oficina de Vince a alabar a Shane, a hacerle la pelota a él y a idolatrar a su hijo. Probablemente sea parte de ese gradual turn face que parece estar haciendo Miz, pero es que su personaje ha perdido desparpajo, convirtiéndose en algo demasiado cómico. Nunca es que haya sido demasiado serio, pero llegar al punto de besar por donde pisan los demás y no tener esos minutos al micro que le hacían destacar como heel ególatra, le está empezando a pasar factura. Eso por no hablar del hecho de ensalzar a la familia McMahon una vez más, como si fueran dioses todopoderosos y magníficas estrellas.

Para continuar, tenemos la búsqueda de una pareja random, al tun tun, como decía al principio de la review. Es como agitar la coctelera y mezclar lo que hay, a ver si sale algo bien, pero sin planificación. Y la lucha, pues bueno, fueron dos minutos en los que hubo más baile que otra cosa y nadie salió beneficiado. R-Truth fue planchado por The Miz y cayó tras dar un par de golpes y realizar su espectáculo danzarín. Carmella, más o menos igual, aunque terminó más protegida. No recibió la cuenta y en lo poquísimo que interactuó con Mandy, pareció superior. Rose ganó indirectamente, gracias a Mizanin, pero apareció desubicada, fuera de la storyline, superpuesta como un parche y siendo además inferior a Mella, en cuanto a las sensaciones individuales de las féminas.

Y Miz, pues parece contentarse con esto. Es una victoria, pero apenas se ve luchar a su personaje, sigue obsesionado con Shane y vencer en tan poco tiempo y de manera sorpresiva, no tapa el hecho de que su bajada de status es notable. Porque pasar de una rivalidad con Bryan a esto, supone un largo trecho. Como entretenimiento rápido y de relleno es pasable, pero no va a ningún sitio definido.

The Usos (Jimmy Uso y Jey Uso) vs. Good Brothers (Luke Gallows y Karl Anderson).

La división por parejas del show azul lleva un tiempo gozando de mejor salud que la de Raw. Y anoche se abrieron otras nuevas vías para explotarla aún mejor en un segmento en el que importó la lucha, pero más aún la reaparición de dos conjuntos de buen nivel que pueden aportar mucha variedad. The Bar, Usos y New Day se han bastado para mantener una buena línea en los últimos tiempos, pero pasar de tres equipos a cinco es una gran noticia para las alternativas que se pueden producir. El duelo entre Good Brothers y los samoanos fue decente. Me gustó que se les diera un bookeo equilibrado y con tiempo, no dejando a los antiguos The Club, por debajo de sus enemigos, pero tampoco arrasándolos con una performance poco creíble.

Estuvieron bien, en especial Anderson, que es un luchador mucho más versátil y capaz de adaptarse con facilidad al ritmo que proponían los gemelos. A Gallows le costaban más las transiciones y ralentizaba la pelea en sus minutos de actividad, pero bueno, su función es la de ser contundente y no tiene el mismo nivel que su compañero en términos globales. Un enfrentamiento entretenido, que dejo a los dos conjuntos bien y en el que se evitó que ningún tag cayera derrotado, al ser protegidos por intervenciones externas. En ellas, The Bar se mostraron inteligentes, aprovechando las circunstancias que se les pusieron de cara, reinando en el post-match y haciendo su trabajo, aunque sin destacar mucho.

Ese foco fue para Sanity, que volvieron en un retorno espectacular, ejecutando finishers, mirando frente a frente a los campeones y dando sensaciones de que van a tener importancia en el futuro. Son un grupo muy atractivo y actitudes como las de anoche les permiten conectar con la grada, siendo unos heels que quieren dejar su impronta en el show tras vagar durante varios meses a la deriva. Veremos hacia donde se dirige todo, pero como presentación del camino a seguir en los tiempos venideros, fue un segmento muy aceptable. 

Daniel Bryan y Andrade “Cien” Almas vs. AJ Styles y Mustafá Alí.

Gran combate entre cuatro maravillosos luchadores que dieron un muy buen espectáculo aunque la lucha saliera de la nada, prácticamente. Bueno, así fueron todas las de la noche, a decir verdad. Tras una promo ecologista de Bryan para generar heat en contra hablando mal de la ciudad, pasamos a una lucha que tuvo de todo. Movimientos combinados, acciones técnicas bien marcadas a ritmo lento, guiños a rivalidades, momentos de tensión y emoción, y ritmo, mucho ritmo en unas acciones que no dejaban momento para el descanso. Un espectáculo muy fluido, continuo y con un público metido, que dió lugar a un main event de muchos quilates. Todos se desenvolvieron bien, aunque hubo diferencias entre unos y otros y lo único que quedó en suspenso es la incertidumbre de lo que va a pasar con los chicos nuevos en estas lides.

Styles fue el más discreto de todos. No estuvo mal, ni mucho menos, complementó a los demás tanto en ataque como en defensa y reforzó su imagen con una victoria para su equipo, aunque fuera indirecta. Pero a su vez, cedió el foco a Mustafá, que fue el gran protagonista del conjunto face y sobre quien estaban puestas todas las miradas. Alí fue el mejor, tanto en el desarrollo de la lucha, mostrándose al nivel de los demás, como consiguiendo la victoria ante todo un campeón de WWE. Me parece una decisión algo precipitada, tanto incluirlo en esta zona de la cartelera, como el darle este enorme triunfo, pero es alguien que merece confianza, que ha demostrado con hechos que puede ofrecer mucho y que parece estar aprovechando esta oportunidad, aunque le haya venido de manera sorpresiva, cuando nadie lo esperaba.

En el bando heel, es muy sorprendente que Bryan fuera quien recibió la cuenta. Con ello se protege a Andrade, al que esta derrota directa le hubiera perjudicado más que al barbudo, pero es de reseñar el sacrificio de Daniel y que haya aceptado un bookeo de este estilo, cosas que otros no harian. Dió una buena pelea, como siempre, vendió el poderío de sus enemigos y se ganó el respeto, aunque su credibilidad como campeón quede un pelín en entredicho con esta derrota.

Y Andrade, pues es el caso que me da más lástima. Su nivel es genial y ayer lo demostró. Lució bastante bien y fue protegido, pero no ganó y la sensación es que se queda algo descolgado respecto a Alí, por ejemplo. Él podría haber tenido esa oportunidad y, sin embargo, lleva meses desaparecido. Ahora parece que le han adelantado y viendo la calidad que tiene y lo que puede dar como heel, no se le hace justicia. No obstante, al menos aparece mezclado con main eventers y eso es algo a lo que agarrarse. De todos modos, un match muy recomendable de ver y que puede ser el origen de unas combinaciones bastante divertidas.

Nota del show: 5

En otras noticias:
WWE 2K19
Solowrestling.com 2004 - 2019 Politica de Cookies Politica de privacidad Condiciones de uso