Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Categorías WWE

Review SmackDown Live 27 de noviembre de 2018

Review del show de esta semana de SmackDown Live

Mattel Sound Slammers
Por Sergio Esteban - PUBLICADO EL 28/11/2018 A LAS 15:44

WWE.com

Promo inicial.

Buena promo, basada en el ego de Becky y Charlotte, y dando un paso más en la curiosa evolución que tiene su relación. Son como dos hermanas capaces de valorarse la una a la otra, quererse y respetarse cuando tienen que hacer frente a un enemigo común externo, pero a su vez, quieren ser las reinas del corral y no actúan en conjunto, sino que en SD quieren demostrar que son superiores al resto del mundo. Las dos tuvieron palabras para Ronda, que es la gran enemiga que se cierne sobre ellas en el futuro, pero fue interesante el pique que tuvieron acerca de quien copiaba a quien. El carácter arrogante de Lynch es muy llamativo y se permitió licencias inmiscuyendo a Ric Flair, mientras que Charlotte, lejos de contenerse, se puso a su mismo nivel en un duelo dialéctico callejero, bastante atractivo e igualado.

Ambas parecieron seguras de si mismas y los resultados las avalan, por lo que toda la rivalidad parece buena en términos generales. Paige, por su parte, también estuvo bien en su papel, impartiendo justicia. Flair merecía la oportunidad y la estipulación TLC era la indicada para ese combate, pero no solo programó el match que tenía en mente, sino que fue comprensiva con el resto de la división. Es una forma de darle una opción a todas sobre el papel y no volver a una contienda individual entre las main eventers de SmackDown. Por lo tanto, la decisión de hacer una batalla real con un puesto en juego en esa pelea me parece correcta. Un buen comienzo de show y con un público que respondió bien a la actuación de las chicas.

The Bar (Cesaro y Sheamus) vs. The Usos (Jimmy Uso y Jey Uso).

Buen combate, como siempre que estos hombres están en liza y abriendo un nuevo panorama para la división en lo que parece ser el enésimo turn de Big Show. El gigante noqueó a Cesaro en una promo grabada previamente y no acompañó a los campeones en el combate, lo cual mejoró mucho el ritmo de la lucha y permitió que el foco estuviera donde debía estar. Ambos conjuntos tuvieron sus opciones y explotaron al máximo sus cualidades. La primera parte de la contienda fue para los europeos, con un dominio contundente y una solidez que apenas dejaba respirar a un superado Jey Uso. Se iban combinando con gran solidez hasta que Jey logró darle el relevo a su hermano que entre homenajes a Roman, velocidad y movimientos espectaculares variados, cambió las tornas de la situación.

En la fase final, unos y otros tuvieron sus opciones, pero la balanza se decantó claramente en favor de los samoanos con una victoria limpia. Los gemelos salen muy beneficiados de esta performance, obviamente, venciendo a los campeones y presentando su fuerte candidatura a los cinturones. Lucieron muy bien y su racha los ha puesto bastante over, tanto en la lona como en la reacción de la audiencia hacia ellos. Mientras, The Bar es derrotado, lo cual no es una buena noticia, pero finalizan su asociación con el veterano gigante. En las próximas semanas tendrán que demostrar el porqué ostentan esos títulos y tendrán un mayor protagonismo, lo cual es positivo, aunque en esta ocasión les haya tocado perder de una manera no demasiado protegida. Necesitan un triunfo más pronto que tarde, pero ahora es su momento de lucirse sin depender de nadie.

Promo de AJ Styles.

Promo correcta, aunque no muy llamativa para seguir con la historia que envuelve al título mundial. El fuerte de la rivalidad por el título de WWE es la acción in-ring entre dos de los mejores luchadores del mundo y las promos, aunque no son malas, son secundarias en el desarrollo de esta storyline. AJ dijo que lo estaba pasando mal, que le daban igual los motivos y el carácter de Bryan y que quería recuperar lo que era suyo. Sin embargo, al no haber interacción directa con Daniel, la intensidad de la promo no fue excesiva, aunque Styles puso todo de su parte e hizo una performance más que digna.

El punto más destacable podría ser la mención a Raw, ya que expuso que Bryan estaría tomando ideas de allí, pero esto es SmackDown, como diferenciando bastante ambos shows. En la comparativa, tras los resultados de Survivor Series, no es que salga muy airoso el show azul, pero en el nivel semanal usual de los programas si que parece gozar de una mejor salud. El caso es que el segmento no estuvo mal, el público estuvo implicado y atento a las explicaciones del ex-campeón y se consiguió vender la frustración de Styles por la situación. Evidentemente, esto debe crecer en intensidad y dar nuevos giros de guion, pero aún queda tiempo de cara al PPV y muchas balas en la recámara por gastar, para una rivalidad a la que tampoco hace falta adornar mucho, ya que solo con los nombres es bastante atrayente.

Nakamura vs. Rusev.

Corto segmento, basado en una paliza del campeón de Estados Unidos a Rusev, sin que diera tiempo ni a comenzar la lucha. Tres patadas consecutivas, sobre el ring y en los aledaños, incluso cebándose con el búlgaro, cuando el japonés parecía marcharse tras destrozar a un enemigo maltrecho. Una performance sorprendente, en la cual ni siquiera dió inicio el match de forma oficial. Por un lado tenemos a Nakamura adquiriendo importancia y tratando de ser relevante de nuevo. Sus acciones fueron contundentes y odiosas, por lo que se afianzó su carácter heel y se mostró como un wrestler más potente que en lo que lleva de reinado. Necesita salir de la mediocridad que le acompaña, así que no me parece mal que su personaje parezca más peligroso y tenga más profundidad que participar simplemente en combates random. Todo esto tendrá que apuntalarlo en el futuro, en combates de igual a igual y de mayor duración pero, al menos, es algo diferente a lo que agarrarse para ver el resurgimiento del nipón.

En cuanto a Rusev, pues depende mucho de la evolución que vaya teniendo en semanas posteriores. Recibir una paliza y ser machacado de una manera tan notable no es positivo para él, lógicamente, pero puede ser el comienzo de una historia que le permita volver a destacar en el midcard. No es una derrota como tal, sino un ataque a traición, lo cual protege al búlgaro que, probablemente, busque venganza en las semanas siguientes. Y ahí es donde puede venir el problema, al estar tanto él como Nakamura necesitados de victorias y credibilidad para asentarse como personajes atractivos. Repartirse esos triunfos, ir subiendo de nivel y darle más vida al título sería lo lógico, así que confiemos en que esta historia les venga bien a los dos, pese a que lo de anoche finalizó con un desequilibrio claro entre europeo y asiático.

Promo de Jeff Hardy y Samoa Joe.

Aún sabiendo que esta celebración era una excusa sobre kayfabe para comenzar una rivalidad y que no tenía demasiada profundidad real, sino más bien un sentido de base para apoyar el desarrollo de la historia con Joe, me gustó la especie de homenaje que se le dedicó a Jeff. La orientación era la que era, pero es un veterano que siempre merece los aplausos por habernos divertido durante tanto tiempo, poniendo en riesgo su cuerpo con mayor peligrosidad que cualquier otro. Hardy se emocionó recibiendo el cariño del vestuario y de la grada, agradeció a la gente y recibió la típica visita que estropea este tipo de instantes emotivos. En esta ocasión fue Samoa Joe el que arruinó todo, pensando en los dolores de su pierna tras enfrentamientos pasados, probablemente.

Me gustó la intensidad que le puso el samoano a la promo y la seguridad con la que actuó, basando todo en las adicciones de Jeff. Lo valoró como alguien a quien no hay que admirar, tildándolo de borracho y consumidor de sustancias varias, lo cual es llamativo ya de por sí y tiene una gran fuerza de cara al fan. Sin embargo, no es la primera vez que esto sucede, ni mucho menos, y parece el recurso fácil sobre el cual incidir, como la máscara de Mysterio. Ya ha habido rivalidades fundamentadas en esa premisa y volver a lo mismo puede resultar repetitivo, aunque es innegable que es efectivo, porque llama poderosamente la atención. Y más con la polémica en torno a Sullivan y sus palabras de hace un tiempo. En definitiva, un segmento interesante, por muy visto que esté y una gran actuación de Samoa Joe que supo hacerse odioso, tanto en su discurso, como cuando se fue dejando a Hardy con la palabra en la boca, rechazando el reto que le proponía Jeff.

Kofi Kingston vs. The Miz.

Clásico combate de chicos buenos y malos en el cual se ridiculizó a Miz otra semana más. Previo a la lucha, ya hubo un segmento en el cual Mizanin era humillado por New Day al completo, que se reían de él por la derrota de hace una semana, frente a unos jobbers desconocidos. Mizanin trató de vender su calidad y que estaba muy por encima de eso, pero los faces siguieron mostrándose vacilones, sin asustarse ante las palabras del heel y dejándolo como un paranoico.

Y en la lucha, pues más de lo mismo. Miz intentó ganar a toda costa, con todas las trampas posibles a su alcance. Atacó cuando el árbitro no miraba, sacó una protección del esquinero, fingió que iba a ser golpeado por Big E para forzar una descalificación y trató de utilizar una silla para ganar ventajas. Sin embargo, la superioridad numérica de New Day se hizo visible y cada acción desesperada de Miz, fue contrarrestada por Big E o Xavier. Kofi se mostraba a su vez con suficiencia en el propio combate y daba la sensación de controlar la situación ante un Miz cuyos ataques no eran demasiado efectivos.

Al final, triunfo sencillo para Kingston y nueva humillación para el heel. La situación de The Miz no parece demasiado positiva que digamos. Se ha alejado de Bryan y su eterna rivalidad y, por tanto, de la órbita titular que ahora domina Daniel. Parece secundario respecto a Shane McMahon y pierde ante luchadores de menor nivel o jobbers directamente. Y el turn que parecía que iba a realizar de forma inminente, se ha quedado un poco estancado. Quizás ese sea el motivo de esta racha de derrotas, devaluar a su personaje y hacerlo más querido por la grada, para que el turn se vaya produciendo de manera gradual y con mayor naturalidad, ante las reacciones de la audiencia. Si no es así, parece muy raro que esté recibiendo este tipo de bookeo, en el cual pierde toda la credibilidad. Respecto a New Day, pues siguen entreteniendo y dando segmentos cómicos en los que se sienten muy cómodos. Están por encima de victorias y derrotas, en una dimensión aparte.

Promo de Rey Mysterio y Randy Orton.

Promo contundente de The Viper, llena de odio y transmitiendo violencia en cada una de sus palabras y gestos. El contenido del discurso no pudo ser más básico. Tenía en su mano la máscara de Rey, que no le importaba para nada, ni su significado ni su valor. Simplemente sabía que era algo adorado por su oponente y quería humillarlo de la manera más sádica y vergonzosa posible. Al igual que la historia de Jeff y sus adicciones, es un recurso bastante trillado, pero el punto de intensidad que le pone Orton es muy atractivo. La estética de la oscuridad y ese halo de rencor personal mejora las promos y las hace más profundas que la de Styles, por ejemplo, sin querer menospreciar a la de AJ.

La actitud de Mysterio, por su parte, me pareció correcta, pero inconsciente. Tenía que salir a escena y ser un guerrero combativo, dejarse el alma por recuperar su máscara y hacer frente a Randy, por mucho que estuviera disminuido. Pero podría haber empleado una estrategia más sorpresiva o tener aliados para vengarse de Orton. Apareció con collarín y trató de atacar a The Viper, pero claro, aunque tuvo momentos interesantes como la aplicación de un par de 619, Randy se rehizo y, en plenitud física, machacó al mexicano, cebándose con él en ringside. Orton vuelve a parecer esa bestia odiosa una semana más y afianza su brutal carácter, mientras que Rey recibe una nueva paliza que lo deja aún como un underdog más querido por el respetable. Estuvo combativo y valeroso, pero tampoco estaría de más que las próximas semanas tratara de buscar alguna alternativa mejor para lanzarse contra su enemigo. Si no, está destinado a repetir la misma performance continuamente, lo cual llegaría un punto en el que dejaría de resultar llamativo.

Batalla real femenina por el puesto de contendiente número uno.

Asuka vs. Naomi vs. Lana vs. Carmella vs. Sonya Deville vs. Mandy Rose vs. Zelina Vega vs. Peyton Royce vs. Billie Kay.

Combate caótico, desordenado y rápido, pero con un resultado que enmascara el desarrollo de la lucha. La verdad es que no se vió buen wrestling, exceptuando los compases decisivos entre Sonya y Asuka. Las eliminaciones iban asociadas más a los gimmicks de cada una, marcándose de forma artificial cada caída del ring, quedando poco natural el desarrollo de la pelea. En primer término desaparecieron Lana y Zelina, las mujeres de menor relevancia actualmente. La presencia de Lana en ese lugar es lógica, pero Vega quizás merecería algo más. Sin embargo, anda perdida, al igual que Andrade y su exposición fue bastante limitada.

Ilconics tampoco salieron muy beneficiadas de la contienda. Pelearon en conjunto y también en equipo fueron eliminadas, en el clásico esquema de WWE, en el cual parece que por ser pareja, tienen que llevar el mismo destino en el mismo momento. Asuka las superó y dejó aún más patente que ella sola podía con las australianas con facilidad (aunque en el pasado no fuese así). Carmella y Naomi cumplieron su función estética y explotaron al máximo su imagen. Aportan cosas al ser llamativas, pero a nivel de lucha no pueden compararse a las finalistas del enfrentamiento. Ridículos los gritos de Mella antes de ser pateada por Asuka, pero hay que aceptarlo por la personalidad que interpreta. Y Naomi, pues apertura de piernas, saltos y eliminación a Mandy en una performance correcta para ella.

Rose y Deville hicieron las cosas bastante bien y se nota que hay más confianza en ellas que en Ilconics. Mandy tuvo minutos al micro al principio de la noche y Sonya resistió aquí de una manera creíble y con una solidez interesante. Es justo que no pudiera con la japonesa, pero su labor durante la lucha fue de las más destacadas. Y Asuka, pues ganó porque lo merecía, por calidad, porque puede aportar mucho en TLC y porque es una wrestler creíble que no tenía el trato que debería tener. Es una buena opción para volver a la dinámica de los main events y alguien a quien siempre merece la pena ver. Por status y por justicia, una correcta decisión. No es un match para el recuerdo, pero cumplió su función y ganó la persona más indicada.

Nota del show: 6,5

En otras noticias:
WWE 2K19
Solowrestling.com 2004 - 2018 Politica de Cookies Politica de privacidad Condiciones de uso