Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Categorías WWE

Review Survivor Series 2018

Review del evento especial de WWE Survivor Series, celebrado en Los Ángeles.

Mattel Sound Slammers
Por Sergio Esteban - PUBLICADO EL 19/11/2018 A LAS 14:01

KICKOFF.

Combate tradicional por parejas.

Equipo Smackdown (New Day, Good Brothers, Sanity, The Colons y The Usos) vs. Equipo Raw (Bobby Roode y Chad Gable, Revival, Lucha House Party, Ascension y B-Team).

Buen combate, que cumplió perfectamente su función como opener y fue un espectáculo bastante entretenido pese a tener muchos factores en contra. Su posición irrelevante en la cartelera da una idea de la mala época por la que están pasando las parejas en WWE y que el combate se cortara para promociones varias no es lo mejor, aunque se comprende al formar parte del preshow. Tampoco es justo su propia valoración, ya que el triunfo de SmackDown ni siquiera es contabilizado para la guerra de marcas, pero aún así, consiguieron dar un match dinámico y emocionante en su parte final.

La primera mitad de la lucha siguió un esquema clásico en la compañía, con equipos que entraban continuamente y que eran eliminados con facilidad sin ninguna pretensión. En este grupo, de aquellos eliminados sin drama y a los que se dió poca importancia entraron los Colons, B-Team, Good Brothers y Ascension, cosa que me pareció lógica por status, aunque Dallas y Axel hayan sido campeones hace no tanto, y dos equipos que me dieron algo de pena. Lucha House Party, que debería haber durado más, pero al menos tuvieron una actuación decente y Sanity, los cuales están muy infravalorados y fueron los más perjudicados del match, aparentando ser unos jobbers más, cuando no deberían serlo.

La segunda mitad de la pelea ya si que subió de nivel e implicó mucho más al público. La interacción entre Gable, Roode y los New Day fue de lo mejor de la contienda, dinámica, con alternativas, muy intensa y con agilidad por parte de todos. Bobby y Chad fueron eliminados, pero aguantaron bastante, tuvieron sus opciones y no quedaron demasiado mal. Los siguientes en caer serían Woods y Big E, lo cual dejó muy bien parados a Revival, que fueron los causantes de esa eliminación. New Day parecían superiores y destinados a ganar desde el comienzo. De hecho, fueron los que presentaron a su equipo en la promo previa, en vez de los Usos, que como líderes tendrían que haber tenido esa responsabilidad. Por lo tanto, Dash y Dawson consiguieron algo positivo, aunque a la hora de la verdad, no pudieron con los samoanos, que fueron los grandes triunfadores del enfrentamiento, sin haber sido los protagonistas del encuentro. Lucieron los equipos que debían y aún sin ser nada trascendente el duelo, la segunda parte fue divertida, por lo que poco más se puede pedir.

Nota: 6,5

SURVIVOR SERIES 2018.

Combate tradicional femenino 5 vs. 5.

Equipo Smackdown (Naomi, Sonya Deville, Mandy Rose, Carmella y Asuka) vs. Equipo Raw (Nia Jax, Tamina, Mickie James, Sasha Banks y Bayley).

Al igual que el match del preshow, la lucha tuvo dos partes bien diferenciadas. Una primera en la que cayeron aquellas chicas que no iban a tener ninguna repercusión en la pelea y una segunda en la que las protagonistas cogieron las riendas del combate y el nivel aumentó bastante. La primera decisión controvertida fue la de Alexa antes de empezar, al sacar de su equipo a Natalya y Ruby por una disputa entre ambas tras bastidores. Creo que ambas merecían ese puesto más que Mickie y Tamina, por lo que aún entendiendo que sigan su rivalidad, no deberían haber salido ellas del equipo. Y menos aún el mismo día del evento, no pudiendo promocionar debidamente a Sasha y Bayley como componentes del conjunto de Raw. Pero bueno, centrándonos en la propia lucha en sí, faltó fluidez entre unas secuencias y otras, pareciendo más una acumulación de segmentos consecutivos que un todo en global. Al principio hubo un amago de brawl con una mayor interacción, pero luego se sectorizó bastante cada performance, por lo que es más sencillo valorar a cada wrestler individualmente. 

En el equipo de SD hubo tres partes claramente diferenciadas. La inicial, basada en la estética y en el carisma, pero con poco wrestling, protagonizada por Naomi y Carmella. La suerte de ambas no fue la misma, ya que Naomi fue machacada, mientras que la princesa de Staten Island, al menos se llevó por delante a Tamina. No aguantó mucho, pero tuvo un pelín de mejor actuación que su compañera. En la fase intermedia se profundizó en la herida de las antiguas integrantes de Absolution. Un pique entre ambas, cuando había que cubrir a James fue lo más relevante de la rivalidad en la que parece que van seguir inmersas, pero tuvieron buenos momentos de lucha. Mandy lució de forma correcta y Sonya aún mejor, siendo esta última protegida además, al ser descalificada por Count-Out. Y Asuka, pues fue la líder teórica sobre el papel y lo demostró, siendo la mejor de su equipo, teniendo buenos minutos contra Sasha y siendo la última superviviente de las azules, pese a no poder conseguir el triunfo definitivo.

En Raw, Mickie y Tamina fueron irrelevantes. Sorprende la actuación de la samoana que parece ahora mismo más un lastre para su prima que alguien a su altura. Extraña venta de la alianza entre ambas, desde luego. Bayley y Sasha estuvieron muy bien, con un buen ritmo y pese a no sobrevivir, lucieron como poderosas en ciertos instantes, siendo ambas eliminaciones protegidas, una por Count-Out y otra por traición de Nia. Y Jax, pues fue la gran protagonista, se mostró contundente, pero más allá de su performance arrasadora, lo importante fueron los tremendos abucheos que recibió por lo que pasó el lunes con Becky. Todo esto la ha convertido en una heel de manual y resulta mucho más atractiva de esa manera, aunque fuera accidental. El puño en alto del final fue un buen guiño también para terminar un combate correcto, pero que no destacó demasiado.

Nota: 5

Campeón de Estados Unidos vs. Campeón Intercontinental.

Shinsuke Nakamura vs. Seth Rollins.

Este combate es de los más complicados de analizar, aún habiendo pasado el tiempo. Por un lado tuvo momentos de mucho ritmo, emoción y buenas ejecuciones, pero por otros demasiados tiempos muertos que causaron aburrimiento en el público y ralentizaron la lucha. Por un lado las expectativas eran tan bajas que dieron un duelo mejor de lo esperado, pero por otro son estrellas tan grandes que el cruce entre ambos no parece haber llegado hasta el punto que podría haberlo hecho. Como todo, tuvo sus partes positivas y negativas. El comienzo fue divertido, con piques basados en la personalidad de ambos y una igualdad que vendió bien el match en un principio. Sin embargo, mediado el match, la cosa se fue enfriando progresivamente, y eso que ambos realizaban movimientos espectaculares y la ejecución era más que correcta. Le faltaba alma, una fluidez que sirviera de hilo conductor.

Es de esos enfrentamientos en los que no se sabe muy bien porqué, pero la conexión de los wrestlers y la grada no llega a ser la que debería. Sin embargo, toda esa frialdad, pasó a un segundo plano en los últimos minutos. Ambos mostraron más agresividad y un ritmo vertiginoso que terminó dejando un buen sabor de boca. A nivel de storytelling o selling tuvo sus carencias, pero los spots continuos y los reversos de uno y otro, elevaron la contienda, ya que generaron mayores reacciones. En general, estuvo muy bien Shinsuke en el aspecto técnico y Rollins trató de hacer lo de siempre, pero faltó algo. Al final, la moneda podría haber caído de cualquier lado, pero se impuso la lógica (sobre todo con la ausencia de Dean Ambrose). Los dos ostentan títulos de similar envergadura, pero Rollins aspira a más y tiene un protagonismo orientado hacia los main events, mientras que el japonés sigue perdido en un desierto inexplicable del que tendría que salir más pronto que tarde para volver a ser el que era. Resultado correcto y lucha con momentos muy interesantes a la par que otros muy mediocres.

Nota: 5,5

Combate de campeones de parejas.

The Bar (Sheamus y Cesaro) vs. AoP (Akam y Rezar).

La peor lucha de todo el evento tanto en desarrollo como en su final. Se sabe que la empresa no es fan de los encuentros entre heels y es difícil para ellos manejar la situación, pero teniendo a grandes moles sobre el ring, que el final fuera cómico, dejó mucho que desear. AoP se mostraron nerviosos desde un inicio, tratando de buscar la contundencia, pero basando su ofensiva en golpes continuos, uno tras otro. No había ejecuciones combinadas, ni nada de técnica en su performance. Sheamus y Cesaro, por su parte, siguieron esa misma tónica, por lo que el combate se hizo muy lento, muy aburrido. Evidentemente, no tenían enfrente rivales tan experimentados y espectaculares como los Usos o New Day, pero ellos deberían haber llevado la iniciativa de otra manera y se contagiaron en un match para olvidar.

El mayor interés estuvo en la gente que acompañaba en ringside y eso no es una buena noticia, ya que los campeones son los que estaban sobre el ring y apenas despertaron interés como para tener ningún foco sobre sí. En cuanto al momento decisivo, pues el humor de Vince es más que cuestionable y bastante infantil. A muchos les gustará ver como alguien se orina encima del miedo, pero a mi me resulta un recurso bastante pobre, sobre todo cuando estamos en todo un Survivor Series y no en un show semanal cualquiera. Quieren vender a Big Show como poderoso y ya no da el miedo de antaño. Lo único que hace es tener más protagonismo que los europeos, que para más inri se despistaron y perdieron el match. Drake queda mal, obviamente, y AoP consiguen un triunfo con muy poca gloria, aprovechando una confusión y pasando un poco de su mánager, que estaba en una situación comprometida. Una decepción, aunque el momento cómico fuera sorprendente.

Nota: 2

Campeonato de peso crucero. Buddy Murphy (c) vs. Mustafá Ali.

Excelente combate entre dos hombres que consiguieron sobreponerse a las adversidades para ser protagonistas en el evento. La verdad es que esta lucha parecía desubicada en la guerra entre marcas, pero fue un soplo de aire fresco y consiguió enganchar a una audiencia que no parecía interesada en un comienzo. Ambos desplegaron lo mejor de su arsenal y se vió la espectacularidad propia de la división crucero, con multitud de ataques peligrosos, spots llamativos, acciones atléticas y saltos muy vistosos. Pero no solo fue eso, sino que contaron muy bien la historia sobre el ring y dieron un dramatismo que faltó en el combate de Nakamura, por ejemplo. Ali mostró su determinación para llegar al fin a capturar el campeonato y comenzó de una manera espectacular.

Sin embargo, tras caer sobre la barricada, los dolores de espalda y su fortaleza para intentar sobreponerse a ellos, hicieron de él un underdog muy apoyado por los fans. Era emotivo ver como combatía, sus ganas, su implicación y su alma guerrera, frente a Murphy que tuvo una actuación muy sólida, adaptándose perfectamente a las circunstancias y pasando a ser más agresivo, castigando violentamente la espalda de su maltrecho oponente. Los dos vendieron muy bien sus papeles y los ataques del enemigo, sin olvidarse de una espectacular ofensiva para dar un combate muy completo y que finalizó de una manera correcta. Buddy retuvo el cinturón y es lógico, ya que merece seguir con su buen reinado, pero Mustafá consiguió lo que parecía imposible hace unos meses para la gente del show morado y es convertirse en ese personaje querido y que destaca, pese a las derrotas, y a que participaba en el enfrentamiento menos relevante de la cartelera principal, teóricamente.

Nota: 8,5

Combate tradicional masculino de 5 vs. 5.

Equipo Smackdown (The Miz, Shane McMahon, Jeff Hardy, Rey Mysterio y Samoa Joe) vs. Equipo Raw (Braun Strowman, Dolph Ziggler, Drew McIntyre, Finn Bálor y Bobby Lashley).

Combate que empezó y terminó mal, pero que tuvo momentos decentes en su desarrollo. Al igual que en el femenino, es mejor analizar a cada wrestler por separado, asi que iniciemos con los ganadores, los hombres de Raw. Estos hombres demostraron claramente que son superiores a los de SD sobre kayfabe. Incluso con un poco de suerte, podrían haber ganado 5 a 0 y la diferencia era tal, que los únicos minutos en los que SmackDown parecía reaccionar era cuando los miembros de Raw se pegaban entre ellos por sus conflictos internos. El más flojo del grupo rojo pareció ser Dolph Ziggler. No tuvo una gran relevancia en el combate y cedió el foco a otros hombres, siendo el primer y casi único eliminado de su conjunto. No es que me parezca genial, porque podría haber ofrecido más, pero viendo el nivel de sus compañeros, sacrificarlo a él era la opción más lógica en este momento.

Finn Bálor también fue eliminado, pero tuvo buenos momentos de lucha y sus opciones de derrotar a enemigos, aunque no lo llegase a hacer. Sus momentos con Mysterio fueron de lo mejor a nivel de lucha y su actividad le permitió quedar como un guerrero valeroso. Lo contrario que Lashley, que sobrevivió, pero apenas se lució. Salió para la foto al final y tuvo alguna que otra secuencia, pero nada digno de recordar, pasando más desapercibido que el irlandés. Drew estuvo convincente y desarrolló aún más su faceta heel. Se echó al público encima destrozando a Joe y tuvo piques con Braun y Finn. Contundencia, solidez y desenvoltura como main eventer que es. Y Strowman, pues arrasó con todos cuando se puso serio y eliminó a cuatro rivales al final de forma consecutiva y sin problemas. Es brutal, si, pero parece estancado al no conseguir nunca sus objetivos y esta performance queda como algo mil veces visto.

En cuanto a SD, hubo dos claros protagonistas y tres hombres que estuvieron correctos. Dentro de este grupo podrían incluirse Miz, Hardy y Mysterio. Todos tuvieron sus momentos de lucimiento, pero todo sucumbieron con prontitud y contundencia cuando Braun se puso serio. Hay que destacar un poco por encima de los demás a Rey, que consiguió una eliminación al menos y fue muy aplaudido con su clásica espectacularidad. En el plano negativo hay que destacar a Samoa Joe. Medio minuto en el que intentó someter a Drew y fue eliminado con una simple patada. Es poderoso el finisher del escocés, pero una actuación tan lamentable del samoano no es muy adecuada. Es insuficiente que estuviera tan poco tiempo y fuera tan poco resistente, siendo téoricamente el monster heel del equipo.

Y Shane, que decir de él. Se agradecen sus spots contra la mesa o el Coast-to-Coast. Y que se implique a este nivel. Pero es innecesario que siempre se lleve el foco y parezca el luchador más importante del show azul continuamente, cuando ni de lejos lo es. Fue quien eliminó a Ziggler y quien resistió hasta el final. Total, que queda por encima de todos, no ya de estos cuatro compañeros, sino de otros tantos que merecían haber estado en su lugar. Último eliminado, World Cup y seguramente con importancia en WrestleMania. No es que lo odie, pero es muy innecesario todo esto.

Nota: 5,5

Ronda Rousey vs. Charlotte Flair.

Gran combate entre dos mujeres que demostraron porqué tienen el status que tienen. Fue un toma y daca continuo en el que no se vió a Ronda muy superior, lo cual aportó mucho al combate, pese al predecible resultado. El planteamiento fue el correcto desde el inicio y se transmitió sensación de brutalidad desde un comienzo, con acciones no demasiado limpias, pero si contundentes. Esa limpieza y fluidez fueron mejorando a medida que pasaban los minutos y ambas buscaban una ofensiva coherente, con Charlotte lanzándose contra las piernas de Rousey y esta debilitando el brazo de The Queen. Público metido, alternativas, emoción, ataques contundentes y, sobre todo, credibilidad, con ambas haciendo un gran trabajo gestual que permitía ver a la lucha como una batalla real entre ambas. La sangre en la boca de la campeona de Raw y la desesperación de Flair cuando se veía inferior a ella, aportaron bastante también.

Pero lo mejor de todo fue el final. No soy fan de desenlaces sucios en PPV, pero creo que en este caso, el fin justifica los medios. Se consiguió vender a una Ronda superada, por las rudezas de Charlotte y de manera fea, pero superada al fin y al cabo, con su integridad física en peligro. Y a Flair como una heel brutal y despiadada, pese a ser vitoreada por la grada. Quería ganar, pero una vez que no podía, en su locura y bestialidad realizó un ataque memorable a Ronda. El post-match fue violento y las posiciona a las dos de una manera inmejorable, teniendo que saldar cuentas en un futuro (¿WrestleMania?). Ronda gana pero perdiendo mucho más que lo que suponía la victoria y Charlotte demuestra que como heel es imponente si se lo propone. Muy buena lucha, muy coherente, con gran mejoría de Rousey en cuanto a nociones básicas de wrestling y con un final que será recordado en el tiempo. Magnífico enfrentamiento.

Nota: 9

Campeón de WWE vs. Campeón Universal.

Daniel Bryan vs. Brock Lesnar.

El combate en sí no es que sea una maravilla a nivel técnico, pero comparado con el squash que muchos nos esperábamos, sorprendió gratamente. Daniel fue valiente y comenzó intentando atacar a Lesnar, hasta que este cogió el control. Ahí parecía que se había acabado todo en base a súplexes y brutalidad, pero Bryan sacó su orgullo a relucir y resistió como un titán. No solo se recuperó de la ofensiva inicial de Brock, sino que usó la inteligencia para darle la vuelta a la situación. Ataques centrados en las piernas, acciones a larga distancia y una actuación de underdog de libro, que hizo que la grada se pusiera de su lado, pese a ser abucheado en los albores de la contienda. Incluso por momentos parecía que podría vencer a un Lesnar que parecía desorientado. Un muy buen storytelling, lógico y atrayente, que posicionó a Bryan de gran modo, pese a la derrota final.

El número de ataques del barbudo y el tiempo de dominio del pequeño campeón de SD fueron increíbles, sobre todo después de las últimas actuaciones de Lesnar, así que pese a algunas ejecuciones poco limpias, la emoción y la trascendencia del enfrentamiento opacaban cualquier sensación negativa. Al final, Lesnar ganó y demostró que puede hacer también grandes combates de larga duración, luciendo como punto de apoyo para que el foco recayera sobre Bryan y dando la sensación de que cuando el bookeo es igualado, es un personaje que puede generar mucho en los fans. Y Daniel, pues una derrota clara en la fase decisiva, pero aguantando mucho, dominando, teniendo opciones reales de triunfo y dando una lección de como proceder sobre el ring para ser capaz de generar las reacciones propias de un babyface amado cuando en el comienzo había recibido más pitos que otra cosa. Así deberían bookear las cosas y fue un broche de oro para el evento, que dejó unas grandes sensaciones debido a una performance tan agradable como espectacular.

Nota: 8

Valoración global.

Hay dos partes muy diferenciadas en el show. Una primera mitad bastante pobre, con combates intrascendentes (kickoff), que no superaron las expectativas (5 vs 5 femenino y Nakamura vs Rollins) o que fueron ridículos (AoP vs Bar). Y una segunda mitad con combates de gran nivel (crucero y femenino), sorprendentes (main event) y aceptables dentro de que se cometieron errores claros en el bookeo (5 vs 5 masculino). Lo peor fue la sensación tremenda de superioridad de Raw, que más allá de ser algo hecho para que Stephanie glorifique al show rojo sobre kayfabe, marca unas diferencias entre ambos programas que no existen. Un 6 a 0 (el kickoff parece no contar) es un correctivo demasiado severo para los azules. Pero, en conjunto, las sensaciones son buenas porque los matches más importantes estuvieron bastante bien y permitieron al evento elevar su nivel en global, yendo el show de menos a más. Aún sin ser perfecta la noche, se ofreció algo positivo y que sorprendió para bien.

Nota final del show: 7,5

En otras noticias:
WWE 2K19
Solowrestling.com 2004 - 2018 Politica de Cookies Politica de privacidad Condiciones de uso