Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Categorías WWE

Review NXT TakeOver: War Games II

Review del show especial de NXT celebrado en Los Ángeles el fin de semana de Survivor Series

Mattel Sound Slammers
Por Sergio Esteban - PUBLICADO EL 18/11/2018 A LAS 18:36

Matt Riddle vs. Kassius Ohno.

No estaba previsto que estos dos hombres se enfrentaran en el primer combate de este PPV. Se rumoreaba que Matt haría su aparición para las grabaciones y se pasó por la previa del evento, pero sorprendió a todos que realizase una promo al comienzo del propio show, provocando directamente a Ohno. Este subió en respuesta y antes de que nos diera tiempo a hacer conjeturas sobre que iba a pasar, se acabó el segmento. Rodillazo del King of Bros sobre su veterano enemigo y cobertura en 5 segundos, derrotándolo de manera humillante. Este no es el proceder usual en la marca amarilla, pero puede indicar el grado de confianza que tiene la empresa en Riddle.

A nivel de carisma, su estilo y su gimmick son muy atrayentes y el comienzo de su andadura por NXT, arrasando de forma soberbia a Kassius lo posiciona de un modo imponente. Ha conseguido impactar en su debut en un Takeover y su performance fue rápida, pero efectiva, ocasionando una reacción positiva en la grada. Sin embargo, existe el riesgo de que una entrada tan potente en la marca no sea lo mejor a largo plazo. A nivel de personaje le ha venido genial, pero a nivel de lucha, le vendría mejor tener más minutos para desarrollar sus cualidades e ir adaptándolas a lo que se pide en WWE. Lógicamente, tendrá ese espacio durante el periodo que se mantenga en este “desarrollo”, así que tampoco es tan grave, aunque esperaba ver más en su debut, acostumbrados a los que nos tiene la empresa.

Lo peor, evidentemente fue para Kassius Ohno. Todos sabemos que su trabajo consiste en poner over a los rivales a los que haya que impulsar y cumplió su cometido de anoche perfectamente. Es un wrestler con nombre y eso le viene muy bien a Matt. Pero claro, ese nombre se mantiene realizando actuaciones decentes, no como la de anoche, en la que fue humillado por un novato de manera clara, rápida y contundente. Deberá cobrar su venganza y, probablemente, no fuera necesario que pasase lo de anoche para subir el status de Riddle, valiendo con una lucha en la que ganase fácil, pero con más duración. No obstante, no deja de ser una alternativa poco frecuente en los eventos grandes de NXT y que puede servir para construir algo distinto a lo normal en estos casos.

Nota: S.C.

Campeonato femenino de NXT.

Lucha a dos de tres caídas.

Shayna Baszler (c) vs. Kairi Sane.

No es mal combate, se cuenta una historia bien estructurada y se consigue mantener el interés en la storyline global que implica a ambas, pero quizás el enfrentamiento estuvo por debajo de las expectativas que había puestas en él. Y el efecto de decepción, quizás llegó por la intervención excesiva de las horsewomen de UFC, las cuales fueron muy protagonistas en la primera parte de la lucha, resultando decisivas en la primera caída y dejando a Shayna con menor foco del que debería.

Sane comenzó agresiva, combativa y sin miedo, pero la interferencia de Shafir y Duke para ayudar a la campeona fue demasiado rápida, dejando un 1 a 0 en apenas un par de minutos y con la sensación de que la importancia se les daba a las heels como grupo, cuando las compañeras de Baszler aún no están a su nivel para ser vendidas con tal potencia. Triunfo relativamente fácil con sumisión y recuperación de la japonesa en la segunda parte, donde demostró estar a la altura de Shayna cuando no había interferencias externas (las habría posteriormente, en la tercera, pero fueron igualadas por la salida de Io Shirai y Dakota Kai para ayudar a Kairi).

La ofensiva de la nipona fue interesante, dinámica y con movimientos espectaculares, mientras la campeona hizo lo que debía hacer. No solo resistir, sino aprovechar sus momentos de dominio para atacar el cuello de Kairi, lugar específico sobre el cual podría ejecutar más adelante su finisher. Esos detalles de coherencia hacen mejor wrestler a Shayna. Sane con su velocidad tuvo el control en esta segunda parte y, aunque Baszler resistió y trató de impedir el empate, llegó el 1 a 1, ya que vencer por 2 a 0 hubiera dejado mal a Kairi y hubiera sido muy sorprendente.

Y en la tercera caída, pues más emoción que calidad, con una Sane que parecía que podría llevarse el triunfo final con su codazo, pero acabó siendo vencida por un roll-up. Con todo esto, Kairi no queda mal, sobreponiéndose a las adversidades, teniendo opciones de victoria y cayendo de manera honrosa, mientras que la campeona apuntala su cinturón con una actuación bastante correcta. Lógica en sus acciones, inteligencia para aprovechar sus oportunidades y refuerzo de su posición como líder de un stable heel bien planteado. En cuanto a las demás, quizás las Marina y Jessamyn necesitan un mayor periodo de adaptación, aunque no estuvieron mal y Shirai dejó algún destello como un gran moonsault hacia ringside. Un combate correcto, algo corto en el desarrollo y con un resultado lógico.

Nota: 6,5

Aleister Black vs. Johnny Gargano.

Gran combate, pleno de intensidad, ritmo y odio, con una fluidez admirable y un público muy metido. La historia estaba muy bien planteada y cada cual tenía sus apoyos en la grada. Johnny no es un heel para los fans, aunque actuase anoche como tal y Black es muy respetado también, por lo que había división de opiniones. El comienzo fue muy dinámico y desde el comienzo se vieron spots interesantes, sobre todo por la capacidad de ambos para buscar revertir las acciones clásicas del otro. Se tenían muy estudiados y sabían que el ego de su rival podría dejar puertas abiertas a los ataques directos, y los dos aprovecharon muy bien esa circunstancia, penalizando cualquier taunt del enemigo y sabiendo que debían hacer en cada instante.

Pese a que la historia fuera muy básica, planteando una simple venganza, sin demasiado enrevesamiento, se consiguió transmitir ese punto de rivalidad personal que mejora siempre las luchas. Y a medida que pasaron los minutos, comenzaron a verse secuencias cada vez más complicadas, pero ejecutadas con una lógica dentro de la continuidad. Movimientos espectaculares, alternativas en el dominio, desesperación por no llegar a conseguir la ventaja definitiva y recursos variados que dieron lugar a un combate rápido, intenso y atractivo, que entretuvo mucho. Estuvieron también bien en el selling, lo cual dotaba de contundencia a las ejecuciones, haciéndolas parecer muy contundentes. En ningún momento se abandonó la coherencia en el planteamiento y los spots fueron bien implementados. El objetivo era ganar pasase lo que pasase y la contienda fue en global emocionante, espectacular y muy bien vendida.

Hasta daba pena que terminara la pelea, pero lo hizo de una gran manera. Los dos habían lucido de un modo excelente y dar la victoria a Aleister de forma clara, me pareció correcto. Gargano no queda mal, ya que hizo una gran performance y mostró su alma guerrera hasta los últimos segundos, soportando una Black Mass, antes de caer con la segunda. Su guerra, además, es frente a Ciampa, por lo que no necesitaba tanto el triunfo. Mientras, Black ganó mostrando un enorme nivel, venciendo de forma convincente y luciendo incluso mejor que cuando reinaba en la marca amarilla. Un combate muy disfrutable y que le viene muy bien a Aleister para seguir siendo uno de los referentes de NXT.

Nota: 9,5

Campeonato de NXT.

Tommaso Ciampa (c) vs. Velveteen Dream.

Otro gran combate, uno más en la noche y en la trayectoria de ambos. En este caso, más que por la historia en común que tengan o por la rivalidad personal que los implica, se explotaron al máximo el carisma y el gimmick de cada uno de ellos. Ciampa siendo sobrio, seguro y ejemplificando lo que debe ser un buen heel. Brutal y agresivo en las sensaciones, transmitiendo odio y locura en cada momento. Sin dejar de lado tampoco la inteligencia y la ironía para meterse con su rival, menospreciándolo cada vez que podía, y eso que no tuvo demasiadas oportunidades para hacerlo. Velveteen, por su parte, tiene un personaje completamente diferente pero muy reconocible y tremendamente atractivo.

Hizo todo lo que estaba en su mano para conectar con los fans y lo consiguió. Desde el inicio entrando como Hogan, como homenajeando al Hulkster intentando sus moves, como bajando a ringside a besar el título, como cientos de detalles, a cada instante. Es un entertainer completísimo porque además tiene una calidad notable, sabiendo llevar bien la ofensiva y vendiendo los golpes de Tommaso cuando le tocaba recibir castigo. Una lucha de egos en las que ambos se creían superiores a su oponente, pero donde estaban empleando el máximo de sus recursos, realmente.

En cuanto a la propia lucha en sí, pues lo típico de un Takeover, con mucho ritmo, mucha intensidad, alternativas, golpes impresionantes y secuencias que difícilmente se ven en el main roster. Tremenda actuación de ambos y resultado bastante comprensible, que llegó tras varios nearfalls que quizás fueron demasiados. Ese hecho dió emoción a la parte final y reforzó el status de los dos, porque lucieron como wrestlers resistentes. Pero hubo secuencias que deberían haber sido definitivas y no se valoraron como merecían, dando una pequeña sensación de irrealidad al final.

Con el triunfo, Ciampa prosigue con su gran reinado, confirmándose como uno de los villanos más poderosos de la empresa. Refuerza su posición y demuestra que luce por si mismo, alejado de su clásica rivalidad con Gargano. Y Velveteen, pues merece más de lo que tiene, debería llegar al título porque sus performances son redondas y transmite más que nadie. Esperemos que no pierda esa esencia sensacional cuando suba, pero en Raw o SD es bastante más complicado mantener este tipo de gimmicks, que suelen quedar opacados en segmentos ridículos y simplemente graciosos.

Nota: 9

Combate War Games.

Ricochet, Pete Dunne y War Raiders (Hanson y Rowe) vs. Undisputed Era (Adam Cole, Roderick Strong, Kyle O´Reilly y Bobby Fish).

Buen combate, aunque un poco por debajo del de la temporada pasada, en el cual había una historia más elaborada y no se sintió tan forzada la estipulación. La lucha cumplió con lo que se esperaba de ella. Una guerra entre los dos equipos y un caos en el que se vieron multitud de movimientos combinados y golpes muy duros de todos los participantes. La primera fase siguió un esquema clásico que se hizo algo pesado por momentos. Ricochet y Cole se dieron con todo y usaron la agilidad para dar instantes vistosos desde el comienzo, pero a partir de las entradas de cada uno de los integrantes del match, se vieron secuencias repetitivas.

El hombre que entraba de refresco decantaba la balanza a favor de su conjunto y tenía momentos de lucimiento, dominando a sus enemigos. Todo muy correcto, con la habilidad atlética de unos y la potencia física de otros, hasta que Bobby Fish dejó encerrado a Pete Dunne en su jaula e impidió que este pudiera salir de ella en primera instancia. Ahí cambio la lucha, ya que el propio Dunne con palos de kendo y Bobby previamente con las sillas, introdujeron los objetos que son la base de este combate en jaula. Sin embargo, no se produjo el salto de calidad esperado, aunque hubiera intensidad y golpes contundentes.

El público estaba metido y los spots eran increíbles, pero faltaba una fluidez, una historia que sirviera de hilo conductor y hubo momentos de parón, algo aburridos, que le quitaron brillantez al conjunto de la lucha. El público seguía metido, las actuaciones fueron bien ejecutadas, con las trampas de unos y la valentía de otros para derrotar a los heels, pero se notó un punto de frialdad y falta de dinamismo que hizo que la pelea pareciese demasiado larga. No obstante, el espectáculo fue más que digno, pese a algún botch y fue un entretenido combate en el final, donde la emoción creció y los chicos buenos terminaron reinando sobre los rudos.

Un resultado que hubiera preferido al contrario, pero que sirve de venganza para aquellos afectados por las estrategias de UE, por lo que es una manera idílica de cerrar un PPV como este. Individualmente, todos cumplieron. Personalmente, para mi, Hanson, Strong y Kyle estuvieron por encima de los demás, pero es algo subjetivo y gente como Dunne, Fish después de la lesión o Rowe también rayaron a gran altura. Ricochet lució bien, pero esperaba que aportara un factor diferencial en la lucha y no fue así, mientras que Adam no es que tuviera una mala actuación, pero el hecho que la derrota directa recayera sobre él no me pareció lo mejor para su credibilidad.

Nota: 7,5

Valoración global.

No es el mejor evento de NXT de la historia y realmente ha servido como una transición, sin cambio de campeones y sin nada realmente reseñable a nivel de storylines. Sin embargo, se ha profundizado en todas ellas en cada uno de los segmentos, se ha vivido un gran ambiente como es costumbre en los Takeover y el nivel de lucha ha sido espectacular. Los dos combates individuales masculinos han sido excelentes, con sus errores, pero definiendo lo que es esta marca. Acción, intensidad, riesgo y calidad. El War Games no estuvo a la altura del de la pasada campaña, pero si que fue una lucha interesante. Por las comparaciones o lo acostumbrados que nos tienen a la perfección parece menos de lo que es. El combate femenino no fue malo y, aunque hubo una orientación muy clara al desarrollo de las facciones, no se puede decir que fuera decepcionante. Y el squash del principio, posiciona de manera arrasadora al proyecto que está destinado a dominar el futuro de NXT. No es que me parezca lo mejor, pero el debut de Riddle ha sido imponente y no empaña el global del espectáculo, ya que ocurrió en el opener y duró poco. Un PPV de menos a más y bastante bueno en líneas generales.

Nota final del show: 8,5

WWE 2K19
Solowrestling.com 2004 - 2018 Politica de Cookies Politica de privacidad Condiciones de uso