Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Categorías WWE

Review SmackDown Live 13 de noviembre de 2018

Review del show de esta semana de SmackDown Live

Mattel Sound Slammers
Por Sergio Esteban - PUBLICADO EL 14/11/2018 A LAS 14:17

WWE.com

Promo inicial.

Tras un recordatorio de la invasión de las chicas de SmackDown a Raw de la noche anterior, comienza el show con una promo que parecía intrascendente, pero que desembocó en una gran sorpresa al final de la noche. El discurso de AJ Styles sobre su combate del domingo no aportó nada relevante. Volvió a meterse con Heyman y Lesnar, pero no profundizó demasiado en el tema, luego veríamos porqué. Ha habido poco tiempo para hacer crecer la rivalidad, pero ha sido bastante desaprovechado y, en definitiva, tampoco es que importe demasiado con el cambio de campeón que hubo en el main event.

Paul se pasó anoche por el show azul para repetir la postura y los pensamientos del campeón de Raw y AJ quiso mostrar sus ganas de vencer por fin a The Beast. Poco más. Sin embargo, mediada la promo, el tono cambió, cuando Heyman involucró a Daniel Bryan. Styles respondió, poniéndose por encima del barbudo y este salió a hacerle frente con una actitud bastante heel. No habían sido demasiado graves las palabras de AJ, pero Daniel se las tomó a mal y se transformó completamente, pasando de ser alguien respetuoso y amable con su compañero a ser un luchador ofensivo, enfadado y que estaba haciendo justo lo que Paul Heyman quería, llevar al límite la amistad entre los dos faces más reconocibles del show.

Fuera de lo que sucedió en el evento principal, que es una noticia muy importante y que será analizada en ese epígrafe, como es el cambio de título tras casi un año de reinado de Styles, hubo otro cambio de una repercusión similar. Y es que en conjunto, Daniel Bryan terminó de confirmar con el final el turn heel que apuntó en este segmento inicial de la noche. Creo que no es lo mejor para él, ni para la empresa. Puede funcionar, independientemente de los campeonatos, pero es asumir un riesgo innecesario cuando Bryan estaba establecido como el babyface más querido de SD, incluso por encima de AJ Styles. Su carisma, su evolución, sus luchas, su forma de ser y su conexión con el público eran un activo que no era necesario transformar. Me alegro de que siga siendo importante y no haya sido castigado como se rumoreaba tras lo de Arabia, pero a saber si este paso no es un castigo en sí mismo (pese a ganar el cinturón más adelante). Cuanto menos es una decisión controvertida y que obliga a reciclar totalmente el enfoque de un personaje que no funcionaba mal.

Jeff Hardy vs. Andrade “Cien” Almas.

Buen combate entre dos hombres que aportan calidad al midcard, pero que concluyó con un resultado no demasiado positivo. La lucha estuvo bastante bien, con mucha fluidez entre ambos y acción continuada, manteniendo un dinamismo bastante atractivo. El Ídolo comenzó dominante, tratando de combinar ataques veloces con golpes duros y llevando el control en los primeros minutos. Sin embargo, su ego le llevó a confiarse y esto permitió que Jeff fuera equilibrando la balanza con movimientos rápidos y reversos que hacían de la contienda un espectáculo igualado. El duelo no estaba siendo malo, aunque el público estaba un poco apagado, por las emociones vistas en el segmento inicial y quizás faltó un poco más de interés en los instantes en los que el mexicano llevaba la voz cantante, pero la reacción cuando Hardy se deshizo del heel y ejecutó sus clásicas secuencias finales, si que se hizo notar.

Un desenlace que hasta cierto punto puede tener su lógica. Jeff Hardy es una estrella establecida y esta victoria venía muy bien para justificar su inclusión en el equipo de Survivor Series, sustituyendo a Bryan (sancionado previamente por Shane). La elección de Miz fue coherente, pese a que Jeff pertenezca al bando face y es un luchador experimentado que puede ofrecer cosas interesantes el domingo. Sin embargo, la imagen de Andrade no queda muy bien. Su crecimiento se ha visto bastante frenado en las últimas semanas. Hay confianza de la compañía en él, pero en muchos shows no aparece y en otros pierde de forma limpia. Necesita una mayor continuidad y dar un salto adelante para demostrar que su proyección no va a estancarse e ir ganando con regularidad. No es algo muy grave aún, pero el tiempo pasa y aunque siempre luzca como un wrestler con un gran potencial, no termina de plasmarlo con resultados, lo cual como no cambie a corto o medio plazo, puede ocasionarle daños en su credibilidad. Habrá que esperar a que finalice un nuevo PPV para ver si le llega esa opción de destacar.

Promo de Nakamura.

Segmento muy bizarro y con un enfoque bastante difuso para constatar que la situación de Shinsuke no ha evolucionado nada. Sigue desaparecido y su título parece un adorno, fuera de rivalidades atrayentes y de una continuidad suficiente como para despertar algún tipo de interés en la grada. Unos fans que ayer se dedicaron a reírse un poco de su promo y es que el nipón sigue más o menos en el mismo lugar en el que estaba a la hora de dar discursos. Palabras muy remarcadas, con un acento muy profundo y poca capacidad para enlazar un discurso rápido y elocuente. Y eso que no tenia que dar réplicas en una conversación, sino repetir lo que se había aprendido. Sus dificultades con el idioma siguen siendo muy notables y eso impide que pueda explotar su carisma al máximo.

Ni siquiera el público sabe muy bien como reaccionar a sus performances, ya que el contenido tampoco es demasiado claro. Por un lado aparece con auriculares, en plan pasota, como si nada le importase. Por otro dice que Rollins le ha roto el corazón al no tenerlo en cuenta y que eso es una gran afrenta para él y está muy dolido. No se sabe muy bien si pretende ser irónico, bordear la locura, ser un guerrero contundente o parecer que no se entera de nada para atacar a traición. En definitiva, una promo muy poco llamativa, que unida a la historia de Seth con Dean en Raw, que es lo que parece interesar más al fan promedio, dejan a un combate de gran calidad como es este, en uno de los menos atractivos y que menos hype originan de cara al PPV del domingo.

Rey Mysterio vs. The Miz.

Combate interesante, entre dos hombres con estilos contrapuestos y que tienen buena química entre sí. Es un match repetido, que ya habíamos visto hace poco y que no llegó al nivel que se vió en Arabia, pero bastante correcto para ser un semanal de SD. El origen de este enfrentamiento estaba en las ganas de Miz de retirar a Mysterio de la lista de componentes del equipo de Survivor Series, en una actitud que mantiene la incertidumbre acerca de la evolución de su personaje. Añade a Jeff Hardy y se acerca al bando face, queriendo expulsar a Rey, volviendo a parecer más heel. De todas maneras fue una excusa para crear un conflicto entre ellos que me pareció decente. Respecto a la pelea en sí, cada uno ejemplificó que se puede llegar a ser un luchador carismático por varios caminos, ya que sus armas son muy distintas.

Rey intentó llevar a cabo movimientos rápidos, ataques aéreos de larga distancia, usó mucho las cuerdas y buscó la espectacularidad, siendo muy escurridizo para su rival. Mientras tanto, Mizanin igualaba el duelo mediante reversos en los que ponía las rodillas, trampas o acciones sucias, utilizando su inteligencia para sacar el máximo provecho a las pocas situaciones en las que dominaba el tiempo de la lucha. Trataba de ser más contundente y atacar, pero la solidez del personaje de The Miz y por lo que ha mejorado mucho como worker es por su capacidad para recibir castigo de una forma creíble, aportando fluidez a las luchas en las que participa. Tras unos minutos de toma y daca en los que Mysterio era superior, pero Miz resistía y trataba de dar la vuelta a la situación, se llegó a un final en el que sucedió lo más lógico.

Mysterio ganó, reforzó su posición como face potente y seguro de sí mismo, y mantuvo su puesto en el conjunto del domingo. Para ello hubo que sacrificar a Miz, pero es algo que está tan acostumbrado a hacer que tampoco le supone una novedad. De hecho, hasta en el post-match fue él el perjudicado, cuando el típico ataque sorpresivo de Orton iba dirigido a su enemigo, pero terminó por cruzarse en el camino de The Viper cuando no debía. Un Randy que sigue en el mismo plan de los últimos tiempos, atacando a traición y esperando al final de los segmentos para lucirse y quedar por encima de todos. Ayer no lo consiguió ya que se le escapó el mexicano, pero se desquitó con The Miz. En definitiva, una parte aceptable y entretenida del show, pero que por repetitiva, no deja de ser un relleno.

Promo de Becky Lynch y Charlotte Flair.

Muy buen segmento destrozado con un mal final. Me pareció genial que se le diera la importancia debida a la baja de Becky para Survivor Series. Su combate era el más atractivo y ella estaba más over que cualquiera, por lo que iniciar el show con un vídeo de lo sucedido el lunes en Raw y darle la importancia que merece la irlandesa es algo de justicia. Es una pena que no pueda luchar el domingo, pero supo reconvertir la situación para dar un discurso muy emotivo. Era un cruce entre la pena por la mala suerte que tiene siempre en momentos clave y la fortaleza que demuestra en cada aparición que tiene en estos últimos tiempos.

Dijo que aún no teniendo el alta médica, ella era una gran luchadora y querría pelear con Ronda de todas maneras, que quedó por encima de la todopoderosa campeona de Raw y recibió el cariño del público en una actuación más propia de una face que de una heel. La gente reaccionó adecuadamente y ella pasó a elegir a su sustituta para el domingo, lo cual tampoco me parece mal. Ni que ella fuese la encargada de seleccionar a quien combatiría, honor cedido por Paige, ni que la escogida fuera Charlotte. Quizás el Ronda vs Charlotte tenga el cartel suficiente para darse en WrestleMania, pero Flair es la más indicada para defender el honor de SD, Survivor Series es un PPV importante pese a su devaluación y así se asegura un combate más que decente para el domingo, sin que Becky tenga que perder su cinturón ni nada por el estilo.

Todo parecía ir sobre ruedas, hasta ese final que empañó todo. Y es que es normal que Lynch valore a Flair como la wrestler de mayor nivel en su ausencia, pero la parte de los abrazos, la reunificación entre ambas y las palabras posteriores de Charlotte diciendo que iba a luchar por Becky y su honor, después de la rivalidad que han tenido estos meses resulta INCREÍBLE. El hecho puede ser coherente, guste más o menos, pero la escenificación es ridícula y borra de un plumazo lo sucedido durante este periodo. Es como si todo lo construido se hubiera caído y se empezara de nuevo de cero, lo cual puede hacerse si lo que quieren a largo plazo es una rivalidad entre las horsewomen de WWE y de UFC, pero que hecho de manera tan precipitada y sin sentido, queda mal. Muy mal.

The Bar (Cesaro y Sheamus) y Big Show vs. New Day (Big E, Kofi Kingston y Xavier Woods).

Buen combate, aunque un poco desubicado en el show, únicamente para dar presencia a los campeones por parejas y a New Day de cara a Survivor Series. El esquema estuvo bastante marcado desde el comienzo y se vió una lucha dinámica y muy fluida, como siempre sucede con New Day. Movimientos combinados, acciones veloces plenas de agilidad, habilidades atléticas llevadas a su máxima expresión… lo que viene siendo una performance usual del stable face por excelencia del main roster. Los campeones por parejas y Show dieron una correcta contraparte, con la clásica solidez de The Bar y la contundencia de Big Show, que no es que me parezca mal, pero acaba por quitar foco a los europeos.

La sensación es que el gigante está por encima de Sheamus y Cesaro, que es a él a quien temen y que es su presencia el factor diferencial que da ventaja a los europeos para salir victoriosos de las contiendas en las que participan. Creo que el irlandés y el suizo deberían ser más protagonistas en estos segmentos. No es que estén mal, ya que aunque reciben golpes, también tienen su parte ofensiva y aportan un dinamismo que mantiene el ritmo que llevan los hombres de New Day pero, al final, el finisher y la potencia decisiva es obra del gigante y no de ellos. Un combate de transición, con victoria limpia para los heels, lo cual los mantiene en una buena posición y no perjudica en demasía a los faces, ya que están programados para una lucha en el PPV en la que ellos son las grandes estrellas y no había nada en juego en este programa de SmackDown. Un relleno entretenido, que no venía mucho al caso, pero que fue correcto para desengrasar de cara al main event.

Promo de The Usos (Jimmy Uso y Jey Uso).

La importancia del match de eliminación por parejas de Survivor Series es casi nula. Falta de promoción, falta de interés general, equipos de jobbers y dificultades hasta para completar los conjuntos. La importancia de ser capitanes radica, además de en liderar, en escoger a los integrantes de los equipos, pero es que hay tan poco donde elegir que al final quedan segmentos como este, precipitados y con poca relevancia. No obstante hay que valorar la actuación de los samoanos en la presentación, ya que hicieron que se sintiera como algo importante (o lo intentaron, por lo menos), con un video en el que iban anunciando los participantes. Y tiene mérito que no parezca una promo ridícula, cuando los tags con los que hablaban tenían un nivel penoso sobre kayfabe y algunos de ellos llevan hasta trimestres completos sin aparecer en el show ni para jobbear.

Campeonato de WWE.

AJ Styles (c) vs. Daniel Bryan.

La programación de este match no tuvo ningún sentido. Como la trifulca del comienzo del show no cesaba, Shane McMahon decidió expulsar a Daniel Bryan del conjunto de SmackDown para Survivor Series, como castigo a su mala actitud. Y como había sido tan agresivo y había organizado un brawl para destrozar la unidad que pretendía proyectar el show, le ofrece una oportunidad por el título máximo en el main event. Uno de los mayores sinsentidos que recuerdo y eso que he visto muchos últimamente.

El combate fue bastante bueno, con mucha coherencia y muy bien planificado. La primera parte tuvo todo el sentido que no tenía el hecho de que peleasen y en ella, los dos se dedicaron a intentar hacer daño a su rival en sus puntos débiles. Bryan trató de centrarse en el hombro de Styles y este en la pierna de Daniel, algo bastante lógico, ya que esas extremidades específicas son las que debían debilitar para poder aplicar sus Yes! Lock y su Calf Crusher, respectivamente. Pese a ser un proceso de maduración algo lento, es de agradecer un match técnico, coherente y con calidad, antes de que se pasara a una fase más movida.

En la segunda parte del duelo, cambió el panorama y la acción se volvió más rápida entre la algarabía del público, que en ese momento dividía aplausos entre los dos. Saltos, movimientos en carrera, golpes espectaculares y ofensiva muy vistosa de ambos, con una buena venta del castigo asociado, que mejoró el global de la lucha. Un match bastante completo, pleno de intensidad y con mucho en juego, que terminó de un modo sorpresivo, tanto por el low-blow de Bryan que confirmaba su turn heel (no fue definitivo, pero si decisivo para poder aplicar el finisher), como por la pérdida del campeonato de Styles en un semanal, justo de la misma manera que lo consiguió el año pasado ante Mahal, una semana antes de Survivor Series. Un desenlace espectacular para redondear un gran combate.

En cuanto al resultado y sus consecuencias, independientemente del turn heel definitivo de Daniel Bryan, que confirmó en el post-match cuando se cebó con Styles y se rió de él, me parece demasiado precipitado el cambio de portador del cinturón. AJ Styles no merecía perderlo anoche, de esta manera, y menos tras un reinado de casi un año. Tendría que haber ocurrido en un evento grande y no en un programa semanal, en el cual ni siquiera estaba anunciada una defensa titular. Fue un momento sorpresivo y Bryan es un digno sucesor para AJ, pero creo que la situación no es demasiado justa para él.

Tampoco para Daniel tiene la grandeza necesaria esta coronación. Por su trayectoria hubiera preferido otro tipo de historia para llegar a la cima, pero los creativos decidieron llevar a cabo un giro radical que se ha sentido un poco anticlimático. Evidentemente, ganar el título más prestigioso de la empresa no puede interpretarse como un castigo, pero hacerlo con deshonor, con un movimiento sucio, terminando con un turn definitivo en el post-match, le quita bastante brillantez. Además, Daniel tiene un elevado número de papeletas para llevarse un destrozo el domingo por parte de Lesnar, lo cual sería una manera muy poco convincente de comenzar en el trono del show azul. Muchas puertas se abren con esto y expectativas hay, pero a priori, me parece una decisión excesivamente arriesgada.

Nota del show: 6,5

En otras noticias:
WWE 2K19
Solowrestling.com 2004 - 2018 Politica de Cookies Politica de privacidad Condiciones de uso