Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Categorías WWE

Review SmackDown Live 11 de septiembre de 2018

Review del show de esta semana de SmackDown Live

Mattel Sound Slammers
Por Sergio Esteban - PUBLICADO EL 12/09/2018 A LAS 14:55

WWE.com

Shinsuke Nakamura vs. Jeff Hardy.

Tras un comienzo con homenaje a los fallecidos en el 11-S y una pequeña promo de Hardy, en la que dijo que no temía a nada y trataría de eliminar a todos sus demonios, incluido Orton en HIAC, pasamos a una lucha bastante interesante, pero un poco anticlimática. El personaje de Nakamura ha caído en picado sobre kayfabe. Aunque sigue siendo popular, ha sido ninguneado de tal manera que apenas está siendo un complemento circunstancial en la rivalidad fuerte de esta sección del show, que no es la suya. La sensación es que el japonés, pese a ser el campeón, pinta poco con el cinturón y el foco claramente está en Orton y Hardy.

Pese a ello, consiguió ofrecer un espectáculo decente, apoyado en el carisma de Jeff y el apoyo que recibe el pequeño de los Hardy como face. En un principio, el nipón parecía con pocas ganas de luchar, pero tras un dominio inicial de Jeff, se hizo con el control de la lucha. Su ofensiva ralentizó el combate, con sumisiones y golpes duros pero muy dosificados. Hardy, por su parte, contrarrestaba este dominio con secuencias de golpes encadenados, basados en la espectacularidad, que levantaban a la grada. Un control bastante repartido, con fases de dominio claras de ambos y una venta de igualdad hasta la fase final, en la que como era previsible, no hubo un final limpio. 

El gran triunfador de la noche con los sucesos ocurridos tras la intervención de Randy Orton fue Jeff Hardy. Oficialmente ganó el combate, aunque fuera por descalificación, pero dando la sensación de que si Randy no hubiera interferido, podría haberlo hecho de todos modos. Además, resistió un brutal ataque a traición de The Viper y consiguió evitar el uso de la silla contra él, dándole la vuelta a la situación y terminando el segmento de manera dominante. Esto puede ser indicativo de su derrota en Hell in a Cell y de que se vaya a tomar un descanso tras el PPV, pero aunque eso vaya a suceder, al menos la imagen que dejó Jeff anoche fue inmejorable sobre kayfabe.

La de Randy no fue demasiado buena, ya que aunque atacó a su rival, ni fue inteligente para hacerle perder el match, ni finalizó el segmento reinante, pero tampoco es algo realmente relevante, ya que lució como un wrestler peligroso. Y la peor imagen de todas fue la de Shinsuke, ya que parece que no importa nada que porte el cinturón, ni que gane, ni que pierda. Está en un limbo difícil de entender y parece más un problema para la directiva que una solución. Su calidad sigue ahí, pero su reinado no está dándole esa subida de nivel y ese paso adelante que parecía que podría otorgarle, a priori.

Promo de AJ Styles.

La secuencia de Styles en una Arena vacía, diciendo lo que piensa de Samoa Joe, de una manera cercana y convincente no es mala, pero le faltó algo de chispa para terminar de ser atrayente. En este tipo de historias en las que se mezclan historias personales con las luchas, y en las que lo más importante es transmitir sentimientos, así como generarlos, casi siempre es más destacado el papel del heel, por lo que se entiende que la posición de AJ es más complicada. Los discursos del campeón tienen un punto de odio, pero siempre limitado, con cabeza, defendiendo su posición, pero a la vez manteniendo su imagen de integridad, bondad y autocontrol.

Todo ello le quita aliciente a promos como estas, que sirven para generar expectación, pero que no son nada en comparación a aquellas en las que el face pierde el control y, sin nada que perder, se pone a la altura de su enemigo y le da la réplica que merece. Por eso a mucha gente les atraen más los heels (me incluyo en ese grupo), porque sorprenden o llegan a puntos que levantan unas pasiones superiores, más imprevisibles, llevando el peso de las storylines al ser los causantes del conflicto que se narra. Y eso que la forma de expresarse de Styles ha mejorado bastante, que resulta más creíble y que puede transmitir sin necesidad de artificios y espectáculos supérfluos. Pero, comparativamente con la promo posterior del samoano, se queda en un instante anecdótico, una venta del evento decente pero que no aporta nada novedoso y un discurso muy obvio que caerá en el olvido con facilidad.

Charlotte Flair vs. Sonya Deville.

Combate bastante aceptable, con un desarrollo que no fue malo, pero con un resultado obvio y algo anticlimático. En la primera fase de la contienda, Sonya lució de forma poderosa. No solo resistía a algunos ataques de Flair, sino que llevaba la mayor parte del dominio, tanto a ras de lona, donde comenzó la pelea, como con golpes y patadas bastante contundentes. Los comebacks de Charlotte estuvieron bien ejecutados, pero Deville volvía a reconducir el match y ponerlo a su favor con su estilo más tosco. El resultado parecía previsible por los status de ambas, pero hubo momentos en los que el enfrentamiento estuvo bastante bien. Eso sí, le faltó un poco de ritmo, una mayor fluidez en los cambios y un poco de apoyo del público.

Es el problema de que vendan como face a una mujer que, aunque genera grandes reacciones, en este momento no es la más querida de la rivalidad que mantiene. Pero el mayor problema que le vi al combate fue la fase final, en la que todo fue bastante frío. Es lógico que la campeona derrotara a Sonya y que lo hiciera con contundencia. Pero que la ex-componente de Absolution apenas tuviera resistencia y en el primer ataque fuerte a las piernas se rindiese, la deja como una wrestler débil, incapaz de sobreponerse a la primera dificultad seria y que por mucho que tuviera el dominio durante un largo periodo, no es rival para Charlotte. 

The Queen acabó triunfante y en el post-match volvió a reforzar su papel face. Recibió un ataque a traición por parte de Lynch, que salió entre el público disfrazada, cuando la campeona se hacía selfies con una niña. La directiva sigue empeñada en mantenerla como heel y tratan de forzar a los espectadores a que la vean de esa manera, con acciones inmorales, trampas y ataques brutales como la sumisión final a Charlotte. Como historia no es mala, pero intercambiar los papeles y hacer lo contrario a lo que mayoría quiere, puede acabar pasando factura a la rivalidad. De momento siguen siendo interesantes. Esperemos que los bookeos que les den no las perjudiquen demasiado.

Promo de Samoa Joe.

Esta es la promo contraria a la anterior vista con AJ Styles. Joe también defiende su postura, pero él es el creador del problema, el provocador, quien genera esas desavenencias y quien no tiene límites para usar las armas que tiene a su alcance para originar heat en su contra. Samoa es bueno al micro y su presencia siempre se ha ajustado bastante bien al estilo que tiene de comunicar. Es un personaje que causa miedo, pero no por la estética que le pongan o la música que le acompañe (que también), sino por la impresión que da de controlar siempre la situación. Puede hablar de bestialidades, utilizar a niños o la familia de su rival o hacer cosas despreciables, pero siempre las envuelve con justificaciones lógicas.

Sus argumentos pueden ser odiosos, pero siempre usa la inteligencia, lo cual puede dar más miedo que la locura de otros personajes sombríos, que acaban por parecer más cómicos que otra cosa. Anoche hizo algo teóricamente infantil, como mostrar un cuento y ponerse a la altura de unos niños. Pero lejos de parecer algo poco adulto, dió una sensación de intranquilidad e inseguridad bastante palpable. Fue una promo básica, pero bien ejecutada, muy natural y que metía al espectador de lleno en la historia, como si de una película se tratase. Y ese efecto es el que realmente se debe valorar. Gran capacidad para vender una storyline ya de por sí atractiva y generación de un hype que ha devuelto a la rivalidad que envuelve al título de WWE a los niveles en los que siempre se debería mover.

Final del torneo por parejas de SmackDown.

Rusev Day (Rusev y Aiden English) vs. The Bar (Sheamus y Cesaro).

Buena lucha para definir a los retadores oficiales de New Day por los títulos en pareja de SD. El nivel medio de los enfrentamientos de la división por equipos del show azul siempre es excelente y este match no fue la excepción, aunque es cierto que el ritmo de la pelea fue inferior al ofrecido cuando hay otros conjuntos en liza. Todos tuvieron su cuota de lucimiento. Los europeos la tuvieron pero de forma muy combinada. Siempre que podían, intentaban provocar una superioridad numérica que les diera ventaja y realizaron multitud de ataques en conjunto, dándose muchos relevos y evitando el cansancio propio de una lucha al irse intercambiando con frecuencia.

El control que ejercieron fue sólido y contundente, aunque faltó algo de velocidad, factor que no explotaron para permitir el mayor lucimiento de los faces en sus comebacks. Sus gestos, su resistencia, su interacción con los campeones (a los que atacaron de manera suave en la zona de comentarios) y su experiencia, aportaron cosas positivas a la contienda, luciendo bastante bien pese a ser derrotados al final. En el conjunto face, hubo un mayor desequilibrio, con un Rusev muy fuerte, puntal fundamental del equipo y en el papel de bestia agresiva y peligrosa. Es el líder de su stable, querido por el público y fue quien consiguió la victoria, mostrándose siempre contundente y efectivo.

Pero el protagonista, en esta ocasión, volvió a ser English, que fue el animador de la lucha. Por status es el más débil de todos, pero aportó velocidad, momentos divertidos, saltos vistosos y, sobre todo, fue decisivo al sacrificarse en favor de su jefe. Indirectamente también se benefició del triunfo, pero sabe su papel, lo asume y es hasta más atractivo que el búlgaro. Bueno, lleva tiempo siéndolo y por eso me alegro de que él también tenga la opción de ganar un título, porque lo merece. Eso no quita para que hubiera elegido por prestigio y solidez a los heels como vencedores de esta lucha, pero que Rusev Day puedan coronarse campeones, tampoco es una tragedia y habría que ver que tal se desenvuelven con los cinturones, si es que los consiguen.

R-Truth vs. Andrade “Cien” Almas.

Combate de transición, para mantener a personajes en pantalla y promocionar indirectamente el Mixed Match Challenge. Más que nada por ver afianzada la asociación entre R-Truth y Carmella, algo que parece interesante, ya que los dos tienen personajes coloridos y pintorescos, muy aprovechables para el midcard, pero parece un poco forzado. Sobre todo por la parte de Mella, que ha pasado de ser una heel soberbia y estar al más alto nivel a parecer una face divertida, perdiendo todo su status de golpe. En cuanto a la lucha, pues un combate rápido, que no fue un squash porque Truth tuvo momentos claros de ofensiva, pero en el que quedó muy marcada la gran superioridad del Ídolo. Las performances de los dos suelen ser bastante llamativas por sus estilos, sus movimientos, sus formas de manejarse y ejecutar golpes, por lo que fue algo entretenido, aunque realmente no lleva a ningún sitio.

Almas quiso acabar de manera rápida y buscó la contundencia desde el principio, pero Killings consiguió revolverse bien y oponer algo de resistencia. Ayudado por Carmella, que atacó también a Zelina cuando imitaba a Andrade en su típica pose, llegaron a tener instantes en los que parecían que podrían hacer algo en el segmento, pero todo volvió velozmente a su ser y el mexicano se impuso con rotundidad. La derrota no afecta demasiado a R-Truth, que sigue siendo un complemento para poner over a otros. Tampoco es que beneficie demasiado a Andrade, porque tiene un nivel superior a este y victorias tan sencillas no es que le aporten una subida de status, pero bueno, era un match de relleno y, al menos, lo ganó con relativa facilidad, esperando a tener oportunidades con otros hombres de mayor calado, con los que ya se ha enfrentado y demostrado sus cualidades, aunque no haya podido vencer aún.

Promo de Naomi y Asuka.

Segmento que da bastante miedo por el cariz que está tomando la situación para Asuka. Que haya perdido su imbatibilidad, era cuestión de tiempo. Que no esté siempre en la zona noble de la división femenina por su problemas con el idioma, puede entenderse. Incluso que tenga un descanso para redefinir su personaje y hacer que encaje mejor con las exigencias de WWE. Pero la sensación es que tras la rivalidad con Carmella, su status ha caído hasta el subsuelo. No es que haya dejado de ser relevante, sino que ahora es una secundaria en segmentos de perfil bajo con Naomi y en una especie de enemistad extraña con Ilconics. Y tampoco es que sus rivales sean horribles, pero el problema fundamental es ver como su personaje va evolucionando a un tono cómico, al típico que se les daba antaño a los japoneses.

Y la Emperatriz tiene demasiado talento como para ser desaprovechada de esa manera. Hay rumores de que la empresa prefiere potenciar a Kairi o Io, a largo plazo, pero no por ello hay que darle un papel tan intrascendente, basado en malos entendidos, en que no se entera de lo que le dicen, en el buen rollo y en gracias propias de una sitcom. Puede adaptarse a un perfil colorido y divertido, pero en el fondo no deja de ser humillante para alguien de su calidad que su destino en la compañía tome ese rumbo. Aún es pronto para calificar las cosas, puede haber una evolución e incluso que todo esto la beneficie. Ojalá me equivoque y sea así. Pero la verdad es que no tiene demasiada buena pinta el camino que puede tomar, si es que profundizan en el carácter que se comenzó a ver en la entrevista de backstage de anoche.

Brie Bella vs. Maryse.

Se puede valorar este main event como lucha o como segmento. Es más justo lo segundo, ya que todo fue un guion orientado a fomentar la rivalidad más que a demostrar el nivel de lucha de ambas en un match clásico. Pero como hubo algo de pelea, también hay que tenerlo en consideración. Y la verdad es que fue una contienda patética. Las dos escudándose en promos y Maryse, específicamente, huyendo para no luchar, pasando del combate y marchándose para evitar el contacto. Algo bastante triste si las previsiones son que luchen en el PPV. Aún así, si que hubo algo de acción, pero las ejecuciones fueron bastante sucias y ambas demostraron lo evidente. No tienen el nivel mínimo para subirse a un ring y aparte de los botches, a veces parecen hasta peligrosas, tanto para si mismas como para los que están alrededor.

Olvidando todo ese momento, que rozó la vergüenza ajena, el segmento en si tuvo su parte divertida. El público estuvo bastante metido en la historia y el pique entre Bryan y Miz fue entretenido. Siguen sobrando un poco las chicas, pero bueno, se puede reconducir la cosa si alguna de ellas acaba lesionada (sobre kayfabe, obviamente, no se le desea mal a nadie) y eso permite a la rivalidad subir de intensidad, llegando a convertirse en algo más personal entre ambos, si cabe. Creo que la adición de las chicas, para promocionar realities y quemar meses de rivalidad está siendo una mala jugada a nivel creativo, pero siempre puede buscarse un giro de guion, ya que dentro de lo que cabe, también reciben notables reacciones.

Lo mejor de todo fue la caída de Bryan sobre Brie, además del tirón de Miz del pie de Bella para generar la DQ. Son unos recursos mil veces utilizados, pero el que un hombre pueda causar daño físico a una mujer es un punto en el que se puede profundizar. Moralmente no es agradable ver esa situación, pero si las reglas de los combates mixtos lo permiten, hay que aceptar ese hecho en la ficción, así que si se quitan las cadenas y no se limitan tanto, mejoraría el espectáculo. Por lo demás, lo de siempre. Miz un artista al micro, defendiendo a su mujer y provocando a la audiencia, Daniel un face muy querido que volvió a hacer algo “malo”, pero fue evidentemente por error, y las chicas como secundarias, pero con una Brie muy dominante sobre Maryse, que más bien parece asustada y además de no querer combatir contra la gemela, es superada con facilidad como se vió en la sumisión que le hizo Brie previa al brawl final.

Nota del show: 6

En otras noticias:
WWE 2K19
Solowrestling.com 2004 - 2018 Politica de Cookies Politica de privacidad Condiciones de uso