Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Buscar
  1. Home »
  2. Artículos »
  3. La caída de Jinder Mahal

El Efecto Jinder Mahal

09/11/2017   11:11 - Por Miguel Uceda

El excampeón mundial no ha cumplido con las expectativas que se tenían puestas en él desde un principio

El Efecto Jinder Mahal
Publicidad

Jinder Mahal. Una superestrella que hasta hace escasos años en WWE salía hacia el ring acompañado de dos compañeros, uno de ellos tocando una guitarra eléctrica fantasma mientras el resto se movía al ritmo de la música con estilo rockero. Un grupo que únicamente tenía cabida en los shows principales de la compañía (Monday Night Raw, SmackDown) para recibir el squash o job de turno. Un grupo que, acabó disolviéndose dejando a dos tercios fuera de la compañía, con un único superviviente.

Dejó WWE para volver en 2016. En este periodo que Jinder estuvo fuera de la empresa (que fueron aproximadamente 2 años) no tuvo una carrera destacable en empresas menores, únicamente apareciendo en pequeñas organizaciones de wrestling independiente de Estados Unidos. De hecho, nuestro protagonista en este artículo declaró varias veces en algunas entrevistas que, durante este periodo, se replanteó seriamente su carrera como luchador profesional para entrar como dependiente en una famosa cadena de comida rápida. ¿Tanto amaba al wrestling que a punto estuvo de rendirse y virar su carrera hacia otra dirección?

WWE nos sorprendió durante el 2016 confirmando que había llegado a un nuevo acuerdo para contar con los servicios de Jinder Mahal, en un principio para ayudar al impulso del joven talento en televisión. Pero, ¿de verdad creéis que esta fue la verdadera razón?

2016 fue un año muy importante para Impact Wrestling. Todos sabemos cuánta popularidad volvió a conseguir gracias a principalmente la familia Hardy y sus storylines, siendo prácticamente el núcleo de la empresa de la entonces Dixie Carter. Impact Wrestling no era ni de asomo una competencia en el mercado estadounidense para WWE, ni si quiera en muchas partes del mundo. Pero había ciertas zonas que Impact sabía que podría dominar fácilmente por la baja influencia de WWE. Una de esas zonas, era el mercado hindi. Y siendo uno de los países más habitados del planeta, sabían que si todo se hacía bien podría ser una mina de oro.

Cuando WWE supo de las intenciones de Impact, decidió hacer lo mismo y neutralizar la “competencia”. Es exactamente lo mismo que realizó en Reino Unido con la división exclusiva del país inglés, una división que se creó como objetivo de neutralizar la competencia del famoso proyecto World of Sport Wrestling, WOS Wrestling era una serie de televisión muy exitosa que se emitió en el Reino Unido entre los años 60 y 80, y que decidieron traer de vuelta en la actualidad debido al alto interés que causaría entre los fanáticos. ¿Cuál fue la idea de WWE? Crear una división británica en su programación para acabar con lo que ellos consideraban como una amenaza en aquel territorio. 

Dejando a un lado el anterior inciso, espero que ahora todo se comprenda un poco mejor. No hay ninguna empresa que sea competencia para WWE en estos momentos, pero hay pequeños mercados internacionales fuera de Estados Unidos donde otras empresas podrían tomar la delantera y WWE lo sabe y no está cómoda con eso.

Volviendo a Jinder, él era el indicado para conseguir un producto atractivo en el país asiático, y WWE lo tenía claro. Con Jinder de vuelta en la empresa de los McMahon, era hora de construir a una futura estrella. El problema es que, Jinder no tenía ni la credibilidad ni el físico para convertirse en una superestrella estandarte. Pero para iniciar, hablemos del físico.

Estaríamos hablando de una de las transformaciones más impresionantes de los últimos años. Como podéis ver en la imagen de la parte superior, entre una foto y otra ha pasado un año. Pero ya no es solo eso, el increíble físico de Mahal ya se veía extremadamente tonificado a simplemente escasos meses de su regreso. Acordaros de aquella polémica que le implicaba consumiendo esteroides, que hasta el mismo Mahal desmintió diciendo que su físico era algo totalmente natural.

He de admitir que mis sentimientos están bastante encontrados en esta situación. No soy nadie para juzgar a una persona e iniciar un juicio de valores del que no tengo ni voz no voto para indicar que mi opinión está en lo cierto. Yo simplemente expreso mi opinión. Por un lado, felicitar a Mahal si ese increíble físico le ha conseguido por méritos propios y sin ayudas externas. Conseguir un tipo así es increíblemente complicado y conlleva mucho tiempo y dedicación. Pero en cambio, por el otro lado, me da en lo que pensar.

Todos sabemos que WWE lleva una política de consumo de sustancias prohibidas muy seria, y todos los luchadores (excepto part timers) se someten a diferentes tests de manera aleatoria cada determinado periodo de tiempo. Ahora, os planteo una pregunta: Si de verdad Jinder Mahal era un plan de Vince para llevar WWE a la India como un producto interesante al consumidor, ¿no creéis que puede ser posible, de hecho más que posible, que Jinder Mahal obtuviera una enorme ventaja con respecto al resto de sus compañeros? Con esto me refiero a, yendo al grano, si Vince realmente quería hacer lucir a Jinder como un producto interesante de cara a su expansión en la India, tenía todos los medios posibles para hacerlo. Y con esto no digo que Jinder haya utilizado esteroides u otras sustancias. Pero, por qué no, no recibir un control como un luchador en activo o no de un modo tan regulado.

En Backlash 2017, Jinder Mahal derrotó a Randy Orton para convertirse en el Campeón de WWE número 50 y el primero de ascendencia India. Una gran mayoría de los fanáticos, detractaron la decisión creativa de convertir a Jinder como el principal monarca de la compañía. Una pequeña parte, entre los que me incluyo, tuvo una pequeña esperanza de que Jinder Mahal aportara algo nuevo a la escena titular, bastante quemada por el reinado de Randy Orton. El hecho es, todos estábamos de acuerdo de que Jinder no era la nueva gran sensación in-ring, pero al menos creaba reacción, se hacía odiar, la gente no le quería ver y repito, una pequeña porción de los consumidores disfrutábamos con esos aires frescos en la escena titular y viendo a la gente molestarse hasta puntos estratosféricos.

Todo funcionaba al principio. Jinder se hacía odiar y su trabajo in-ring era medianamente decente (no para un campeón mundial, pero decente) y algunos de sus combates eran hasta disfrutables, como aquellos dos primeros en pay-per-view ante Randy Orton. Y ya me diréis, ¿qué esperar de un combate entre Mahal y Orton? Pues sinceramente, me sorprendió para bien.

Con el tiempo, Jinder Mahal desarrolló un nuevo personaje, “The Modern Day Maharaja”. He de admitir que disfruto mucho viendo su entrada al ring y de hecho, su canción me parece alucinante. El cambio de rumbo y pasar de ser un simple heel genérico antiamericano a tener una identidad notable y característica, fue bien recibida por los fanáticos y le ayudó bastante a definir su personaje. Además, es un dato a destacar que su camiseta con la insignia del “Modern Day Maharaja” fue top en ventas una determinada semana en el inicio de su reinado. “El Efecto Jinder Mahal”, lo amaras o lo odiaras, había que admitir que era un soplo de aire fresco y además, causaba una enorme reacción.

Pero al igual que todo tiene un inicio, todo tiene un final.

Jinder Mahal no podía dar más de sí. El “Efecto Jinder Mahal” había funcionado, sí, pero de continuar con la misma tónica una y otra vez, se derribó del mismo modo que fue construido. Todo se iba haciendo notable, una audiencia muy baja a los shows, y unos números preocupantes en tanto audiencia como ventas. Amigos, la gente de negocios lo sabe, el capital es la cosa más asustadiza que existe. Cuando ves que tu dinero se está perdiendo o no obteniendo las ganancias que esperabas, te preocupa y mucho. No solo a ti como líder de una empresa, pero a inversores, accionistas o acuerdos.

Ahora la gente, esa pequeña porción de la audiencia que le apoyaba por el mero hecho de ser algo nuevo, acabó cansada. Todos acabamos quemados por el reinado de Jinder, era repetirse una y otra vez la misma historia. Era repetirse una y otra vez el mismo combate mediocre - decente en una escena titular que podría estar ocupada por personas con mucho más potencial como AJ Styles, Kevin Owens, e incluso con tiempo y CONSTRUCCIÓN, Tyler Breeze. Llamadme loco, pero antes de hacerlo, mirad sus combates individuales en NXT. Es uno de los talentos más infravalorados en WWE, a pesar de que últimamente está tomando mucha más relevancia, aunque eso es para otro momento.

En conclusión, ese es el punto. Construcción. No puedes esperar que una superestrella pase de ser jobber a main eventer y campeón máximo de la empresa líder mundial de lucha libre simplemente en meses. Puede funcionar, sí, pero no a largo plazo.

Porque, ¿quizás se ha rendido WWE sabiendo que Impact Wrestling ya no es lo que era y no es una amenaza en el país oriental? Quién sabe. Quién sabe si Jinder Mahal recuperará su título de cara a la gira que WWE tiene prevista allí.

Lo que está claro es, al igual que en la Revolución Francesa, el pueblo se reveló ante el Rey. El WWE Universe lo hizo. Y Jinder Mahal ya pasó por la guillotina.

Tags: ,
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe novedades
Telegram

Solowrestling.com 2004 - 2017