Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Buscar
  1. Home »
  2. Artículos »
  3. John Cena vs Roman Reigns

John Cena vs Roman Reigns: Icono contra Icono

12/09/2017   10:36 - Por Raúl Higuera

En pocas semanas tendrá lugar en No Mercy un choque de colosos entre dos de los principales iconos de WWE, sino los dos más importantes por significado. John Cena y Roman Reigns, Roman Reigns y John Cena. Era evidente que antes o después, esto iba a suceder

John Cena vs Roman Reigns Icono contra Icono
Publicidad

Cena vs Reigns es un combate que perfectamente podría ser un Main Event de WrestleMania. Antes de que los haters de turno se tiren al cuello, es de recibo reconocer que son la mayor atracción que tiene WWE actualmente, junto a Brock Lesnar (y no para todo el mundo). Por lo que sea, son dos tipos que generan todo tipo de reacciones, pero reacciones. Suena su música, salen a escena, y el pabellón hace mucho, muchísimo ruido. Palmas, abucheos, vítores, silbidos... pero generan reacción en el público, que es de lo que se trata. Si congelas una imagen del público de cualquier show de WWE, la suma del merchandising de Reigns y Cena en los fans debe ser del 60% aproximadamente, incluso aunque el show no sea uno en el que aprezcan estos dos luchadores.

Hay quien dice que Roman Reigns y John Cena son casos parecidos. Puedo entender la comparación pero no estoy del todo de acuerdo. Cena tiene un estilo de lucha inclasificable, intenso, muy de highlight y de momentos para la historia, el típico vídeo de Youtube que miras 6 años después. No por espectacular, pero sí por resistencia. O por lo épico del momento. Encajar muchos golpes y salir en el último segundo del pinfall. Venir desde atrás y rematar por KO. Esa podría ser la historia de Cena, que aún en los momentos que era más y más criticado, siempre había mínimo un par de combates suyos en el Top 5 del año, y normalmente uno de ellos acababa siendo el mejor. Ha dado combates muy buenos contra luchadores muy diferentes, en estipulaciones muy diferentes, y en momentos muy diferentes. Hábil como pocos en el micro, intenso. La carrera de Cena sería un poco la épica y ese no darse por vencido que tanto le gusta predicar. Soy un gran fan de John Cena, no puedo negarlo.

Roman Reigns, lógicamente tiene menos carrera que Cena, pero ya empezó de más arriba. Cena el día de 2002 que debuta era un gran desconocido para el gran público. Roman viene de un NXT que si bien quizá puedo admitir que no tenía las cuotas de audiencia actuales, eso no hace que el público de WWE lo miraba, y con mucho interés. Una vez ascendido al roster principal, se benefició de estar en un roster que juntó talento, carisma y intensidad a partes iguales. The Shield, creo que todos coincidiremos, es el mejor Stable de WWE quizá desde Evolution (el original, por supuesto). Eso ya le dio una gran exposición mediática cuando “aún no era nadie”. Y enseguida se habló que Roman era el futuro de WWE. Reigns tiene un estilo muy explosivo, muy físico. Muy al estilo powerhouse, de spots típicos de highlights.

Ambos son casi tan amados como odiados. Aunque hay matices muy diferentes. Cena creo que ha sido objeto de la sin razón y del odio irracional en muchísimas ocasiones, pues no ha habido nunca realmente argumentos de peso. Roman coincidió en el tiempo con el fenómeno Daniel Bryan. Cena fue un plan moldeado desde los despachos que de repente, una vez presentado en sociedad, a unos pocos empezó a no gustar. Roman fue un proyecto que se vio truncado por una inoportuna lesión, pero que debió haber retrasado todo al menos un año. Pero la directiva decidió seguir donde estaba, y ponerlo hasta en la sopa.

En ambos casos, coincido que hay una gran mayoría de aficionados que simplemente se dejan llevar, y permiten que la masa les diga lo que opinar. Es más popular criticar a John Cena o a Roman Reigns, aunque sea sin argumentos. Pero si me pongo en la piel de Vince McMahon, creo que él tampoco los tiene en el mismo cajón guardados.

A día de hoy, Roman Reigns está muy muy lejos de ser John Cena. Evidentemente, Cena lleva 15 años de carrera en el roster principal, mientras que Roman apenas lleva 5. Por experiencia, por tablas, es evidente que Cena es mejor ahora. Pero hablo de que Reigns no es ni de lejos el Cena de cuando llevaba 5 años en WWE.

Seguramente, es injusto poder echarle eso en cara a Reigns, puesto que son épocas diferentes. Cena se encontró con toda una autopista de peaje libre para su desarrollo: ausencia de estrellas de verdad, salvo Batista y Edge, y quizá un Orton que se consolidaba en el Main Event; mitos como Triple H y Shawn Michaels que no estaban en su mejor momento por problemas físicos; y la gente del midcard como Mr. Kennedy, Umaga o MVP no acababa de dar el paso adelante definitivo. En consecuencia, y en una decisión lógica, WWE puso todos sus huevos en una cesta, la de John Cena. Y eso le obligó a llegar a un nivel muy alto como WWE Superstar quizá antes de lo que le tocaba. Es posible.

Creo, eso sí, que Roman Reigns no debería quejarse demasiado. Sí, es cierto, coincidió su inicio en solitario con pleno boom del YES Movement. Sí, es cierto, junto a él ha habido una gran hornada de luchadores provenientes de NXT. Sí, es cierto WWE ahora ficha gente de otras empresas que por política de empresa (como ya comenté en mi artículo sobre Triple H) sería impensable (AJ Styles, Samoa Joe, Nakamura...). Pero si alguien puede presumir de ser la niña bonita de WWE hoy día es Roman Reigns. No recuerdo jamás a nadie que se le esperase después de una lesión más o menos larga como se hizo con Roman. Incluso el propio Cena cuando volvió en Royal Rumble 2008 pasó unos meses por el midcard con historias no tan importantes. Roman falló un test antidopaje (no digo que se dopara, digo que falló el test) y era aspirante en un combate por el WWE Title. Se le anunció como aspirante, y su siguiente aparición en 4 semanas fue el combate titular del PPV. Nadie jamás en la historia de WWE creo que ha tenido tanta compresión por parte de la dirección de WWE. Roman le pone muchas ganas, se toma muy en serio su papel de capitán del barco. Pero ahora mismo, no le llega para ser el John Cena de 2017.

Me extraña que WWE ponga este combate en un PPV como No Mercy. Primero, porque es evidente que este combate debería ir a un PPV más importante, y segundo porque no tiene la trascendencia histórica que creo, debería tener. WWE históricamente ha cuidado mucho y ha sido romántica con el paso del testigo.

En WrestleMania VI, después de muchos años de Hulkamania, Hogan perdía ante Ultimate Warrior, y aunque por circunstancias no salió bien y Hogan tuvo que volver a copar los main event, fue el primer paso claro de testigo. Después de unos años sin una figura clara, Bret Hart se alzó un poco líder de la manada de WWE. En WrestleMania XII, Bret Hart cede el testigo a un casi niño llamado Shawn Michaels. En el año 2002, Hogan vuelve a WWE para pasar el testigo de nuevo, esta vez al The Rock más mediático de la historia, en WrestleMania X8. Diez años más tarde, es The Rock quien cede el testigo a John Cena en su combate en WrestleMania 28. Aquí, ya con Triple H al mando, creo que WWE cometió un error, pues la victoria se la dio a The Rock, por eso el cambio de ciclo no fue del todo correcto. Creo que una buena manera de escenificar ese cambio de generación, esa nueva cara, sería un combate en WrestleMania donde Roman ganase a John, y significara, si no el retiro de Cena, sí la transición clara hacia el total part time de John Cena.

Roman debería aprovechar y aprender mucho de Cena estos meses que vienen. Como se vio en aquella promo de Raw, Cena se lo merienda vivo si quiere, pero por el carácter de John, creo que está deseando enseñarle cosas. La frase que mejor resumió todo para mí es aquella de “yo aún tengo que estar aquí porque tú no eres capaz de hacer bien tu trabajo”. Desconozco si fue real o guionizada, pero creo que es una gran verdad, que Cena aún sale más en WWE de lo que él y la directiva les gustaría porque como he dicho antes, Roman Reigns aún no es John Cena. Seguramente, porque WWE no necesita actualmente una figura de líder indiscutible como la de John Cena. Pero en todos los grupos, debe haber una cabeza visible. El escogido es Roman Reigns. No tengo ningún problema, de hecho, me parece una buena elección. Pero ahora le toca a Roman aprender, dar el paso adelante, y permitir que la antorcha que hace ya muchos años se encendió y ha pasado por las mejores o las más importantes manos de la historia de este negocio, llegue a las suyas sin caerse. Por primera vez Roman, ahora sí, te toca a ti.

En cualquier caso, en No Mercy tenemos un gran combate que al menos yo personalmente, pienso disfrutar. Pues al fin y al cabo, quizá sea unos de los últimos combates de John Cena a gran nivel y uno de los últimos del Roman Reigns semilider. Al fin y al cabo, será un gran combate de wresting.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe novedades
Telegram

Solowrestling.com 2004 - 2017