Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Buscar
  1. Home »
  2. Artículos »
  3. El precio de un wrestler

El precio de un wrestler

28/08/2017   16:55 - Por Sergi Peralta

El luchador independiente Josh Alexander publicó hace unas semanas un mensaje en Twitter sobre las quejas que había recibido sobre el dinero que pedía para hacer una aparición en un show. Esto me llevó a reflexionar sobre cómo se gana la vida un wrestler, cual es el sueldo medio y cómo son los contratos

El precio de un wrestler
Publicidad

Hace unas semanas, el luchador independiente Josh Alexander publicó mediante Twitter un mensaje en el cual criticaba ciertos promotores que habían cuestionado el sueldo que él pedía para aparecer en un show. El principal motivo de discordia era que, según los contratistas, Alexander exigía demasiado dinero para unos pocos minutos de acción en el ring. Esta controversia me hizo recordar un estudio donde analicé los salarios y los contratos de las principales compañías de wrestling del mundo y que me sirvió para romper mitos. Esta vez, lo he rescatado para descubrir quién tiene razón y, de paso, rememorar esa información.

En su defensa, Alexander alegó que, y cito textualmente, “su precio es su precio, independientemente de si lo contratan para luchar 6 minutos ante alguien con habilidades limitadas o 60 minutos ante el luchador más talentoso del mundo”. Si bien es cierto que los promotores pueden quejarse de los precios que pide, no es un caso aislado.

Voy a ampliar el campo de estudio hasta el mundo del deporte en general. En el fútbol, un jugador cobrará íntegramente su sueldo sin importar cuantos partidos dispute durante la temporada. Si un jugador firma un contrato por un valor de 2 millones de euros al año y su entrenador decide no alinearlo nunca, el futbolista verá como una cantidad de 2 millones de euros es ingresada en su cuenta bancaria. Si jugara todos los partidos, y sin tener en cuenta las cláusulas y bonificaciones adicionales, percibiría la misma cantidad. En el fútbol, nadie se queja. En el wrestling, no hay nada más que esto, malestar.

A pesar de ser un entretenimiento deportivo menos conocido, el wrestling tampoco está exento de polémica sobre el sueldo que perciben los luchadores. Muchos lo consideran elevado, pero solo tienen en cuenta la empresa de Vincent K. McMahon. Los luchadores de las empresas más importantes, como WWE o NJPW, seguramente puedan vivir sin dificultades económicas, a pesar de que se ven obligados a pagar un seguro médico.

En cambio, los indies no ganan millones y millones de dólares. Más bien perciben un sueldo que entra en los parámetros de lo que consideraríamos “normal”. Hasta hace poco, los Main Eventers de Ring of Honor recibían cantidades entre los 30.000 y los 40.000 dólares brutos al año. Muchos otros luchadores, en cambio, recibían unos $800 al mes, y no era raro ver a un wrestler trabajando en un Starbucks. Por suerte, los gastos de transporte y de alojamiento están cubiertos por la propia empresa.

Estas cantidades siguen siendo de lugares con buenos beneficios económicos. Por esta razón, deberíamos seguir bajando hasta el lugar que más nos interesa: el de las pequeñas promociones independientes.
Una vez hemos llegado a este punto, nos encontramos con que ya no hay contratos fijos. Cada wrestler cobrará por aparición, y es libre de negociar el precio que pide por cada una de ellas.

Si volvemos al problema inicial, nos damos cuenta de que se cobra por aparición, no por minutaje. Una sola premisa ya desarticula el principal argumento de los detractores de Alexander.

Nadie quiere decir cuánto pide, pero un importante competidor con experiencia en México, Estados Unidos y Alemania, entre otros países, me explicó que los wrestlers son mejor pagados en el país gobernado actualmente por Donald Trump. A pesar de no ser promociones tan conocidas como WWE, GFW, ROH o NJPW, los gastos de transporte y alojamiento suelen estar cubiertos también. En consecuencia, muchos luchadores independientes han conseguido, con esfuerzo, vivir únicamente de este mundo.

A pesar de la rumorología popular, ser el campeón máximo de una empresa no te garantiza cobrar más de forma directa. Te ofrece la oportunidad de ser uno de los alicientes de la compañía y estar en una posición privilegiada, pero el contrato será quien determine el salario. Para cobrar más, un luchador debe aprender a venderse y a ser relevante, y esto será recompensado.

A pesar de ser un acuerdo entre contratista y contratado, nadie estará nunca satisfecho con su salario. Un sabio y experimentado exluchador me dijo una vez: “es de naturaleza humana querer más de lo que tienes. Si ganas 5 dólares, querrás 7. Si consigues 7, querrás 10. Debes aprender a disfrutar de lo que tienes ahora y dejar de preocuparte por el futuro, pero sin perderlo de vista”.

Casualmente, la persona que me dijo esta última cita trabaja actualmente en WWE.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe novedades
Telegram

Solowrestling.com 2004 - 2017