Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Buscar
  1. Home »
  2. Artículos »
  3. Análisis Raw

Análisis: Monday Night Raw 31 de julio de 2017

01/08/2017   05:39 - Por Fede Fromhell

Comentarios del show rojo de esta semana, cada vez más cerca de Summerslam

Anelisis Monday Night Raw 31 de julio de 2017
Publicidad
Bienvenidos al análisis de Monday Night Raw tras su edición y cobertura.
 
El General Manager volvió a abrir el show, pero esta vez quien lo interrumpió fue Brock Lesnar. Paul Heyman aporta un nuevo elemento al combate de su cliente al poner en juego su futuro en WWE. Como siempre, gran promo de Heyman, que pone over al campeón y sus retadores a la vez que amenaza a Angle. Este ingrediente suma un poco más de incertidumbre a un combate que ya tiene muchos elementos atractivos. En el mundo de WWE, las renuncias son fácilmente declinables, por lo que ver a Lesnar perdiendo tampoco es imposible. Buen recurso para generar debate y atención -aún más- sobre este combate.
 
¿Está mal si cito lo que dije la semana pasada sobre la división de parejas? Los Hardy, Anderson & Gallows y The Revival siguen generando interés en su rivalidad a tres bandas a pesar de no tener el título ni cerca. Algo digno de mención en WWE, donde apenas pueden llevar historias con los campeones, menos fuera de su órbita. Las cosas llegaron a las manos entre los tres, y el caos aumenta rumbo a un más que posible enfrentamiento en Summerslam.
 
The Miz volvió a ser atacado en su segmento como es de costumbre. La historia con Jason Jordan avanza exactamente como se esperaba, siendo acusado de recibir el favoritismo de su padre, él diciendo que quiere ganarse su lugar. Familia, honor, buenos valores...esas cosas. Si la rivalidad es bien llevada, el maravilloso mic de Miz puede ayudar a Jordan en lugar de opacarlo. Me hubiese gustado que tuviera algo más de tiempo antes de encararse con Miz, pero puede pintar una buena historia.
 
Tras un intercambio verbal en backstage, Sheamus se enfrentó a Seth Rollins en un combate decente. Entre los rumores y lo obvio que suele ser todo en WWE, el desarrollo de lo sucedido se veía venir a lo lejos. Victoria de Rollins, paliza de los Campeones de Parejas y Dean Ambrose salvando el día para seguir con el juego de "te quiero pero no confío en ti" con Rollins. Teniendo en cuenta lo bien que lo están haciendo Hardys/Revival/Club, no me molesta que Ambrose y Rollins entren en la escena titular. Es una forma de refrescar la división si se quiere, son dos tipos queridos por los fans y su historia genera expectativa.
 
Bray Wyatt hizo otra promo de la cual no logro destacar nada. Finn Balor demostró con su aparición cuál será la tónica de la rivalidad: oscuridad, juegos mentales y cosas así. De momento sigue sin interesarme, el bookeo de ambos hace que su historia no importe.
 
La Triple Amenaza Roman Reigns vs. Samoa Joe vs. Braun Strowman sorprendió con su lugar en la cartelera del show de esta noche. Como era de esperarse, estuvo cargada de acción y brutalidad entre los tres monstruos que se enfrentarán en Summerslam. Cuando esperaba un final sucio, con Brock Lesnar atacando a todos, por ejemplo, Reigns sorprende con una victoria contundente. No hay de qué quejarse tampoco. Todos se vieron fuertes y peligrosos, dignos aspirantes al título que posee The Beast. Reigns podrá sumar esta victoria a su ya larga lista de motivos de alarde, Strowman y Joe deberán ganar momentum de alguna forma las próximas semanas.
 
Elias sin apellido se enfrentó al olvidado Kalisto, en un combate que sirvió para dos cosas. Ver cómo la rivalidad con Finn Balor no le sirvió de nada a ninguno de los dos, y conocer el nombre del remate del Drifter.
 
Penoso evento principal con el Big Show vs. Big Cass. Una rivalidad aburrida desde hace semanas, que no destaca ni en promos ni en ring. Combate lento, mortal para finalizar un show de tres horas que se pasa por algunos minutos de su horario estipulado. Amore causó la descalificación y Show logró irse con cierto aire de victoria al conectar su KO Punch, lo cual marca que esto sigue, muy a mi pesar. Si la rivalidad no deja buenos segmentos, ni promos, ni combates, ¿por qué sigue? Un misterio digno de los Fashion X Files.
 
A pesar del horrible evento principal, el show fue entretenido y cumplió con lo que debe hacer un Raw en este momento, avanzar rumbo a Summerslam. Buen momento del show rojo que sigue generando interés y expectativa.
Fede Fromhell
AUTOR: Fede Fromhell
Redactor jefe - Eventos en vivo
Publicidad
Publicidad
WWE Barcelona Madrid
Publicidad
Publicidad
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe novedades

Solowrestling.com 2004 - 2017

xx-xx