Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Esta noticia tardará 0 segundos en mostrarse.
Para evitar esperar, por favor, desactiva el Adblock de tu navegador y vuelve a cargar la página.

Solowrestling.com es un proyecto que se mantiene gracias a los ingresos publicitarios. Para ayudarnos desactiva el sistema de "Adblock" en este sitio. Si activas la publicidad y tienes algún problema puedes ponerte en contacto con nosotros enviado un correo electrónico a webmaster@solowrestling.com. ¡Agradecemos tu colaboración!

  1. Home »
  2. Artículos »
  3. Agárrese como pueda

Agárrese como pueda: historia del catch argentino

17/04/2017   01:34 - Por Fede Fromhell

El documental sobre el catch argentino voló al otro lado del charco para ser proyectado esta semana en Uruguay

Agerrese como pueda historia del catch argentino
Publicidad
Publicidad
"Agárrese como pueda: qué dicen los cuerpos al volar" es un ambicioso documental argentino dirigido por Nicolas Bratosevich, Claudio Celada y Javier Romero, que busca a través de archivos y entrevistas a los protagonistas el espíritu, la historia y el presente de la lucha -o el catch, como se dice allá- en Argentina.
 
El documental fue proyectado en el marco del 35º Festival Internacional de Montevideo, celebrado en las cultas salas de Cinemateca, con sus pantallas alejadas de los blockbusters y las taquillas y más cercana al cine de autor. "Agárrese..." es un proyecto ambicioso: repasar la vasta historia del catch argentino, desde sus comienzos en la zona portuaria en la década del 30, pasando por el auge de "Titanes en el Ring" de la mano de Martin Karadagián para llegar hasta nuestros días y los shows en los clubes barriales, parece una tarea titánica. Tarea que los realizadores tenían clara desde el comienzo, como bien declaraba el propio Javier Romero "para contar la historia del catch en Argentina necesitás como 20 películas más, no se agota en una sola película".
 
Romero nos comentó en entrevista posterior a la proyección cómo fue el proceso de la película. "Empezó en el año 2012, y fue un viaje de experimentacion sobre esta temática. Y tambien un viaje de experimentación personal, porque fuimos conociendo la historia desde el punto de vista de los luchadores, porque es lo que nos interesaba a nosotros. Pero sobre todo parte de la historia que justamente cuando le ponen palabras las personas que la vivieron, surgen estas cosas... El proceso nos llevó desde ahí hasta el 2015, que fue un trabajo primero de entrevistas y después de trabajar con archivo, mucho archivo fílmico, mucho archivo gráfico...Claudio (Celada) estuvo días y días en los archivos, como la Biblioteca Nacional o el Archivo General de la Nación. Recopilando también desde los propios luchadores, que siempre veíamos si podían mostrarnos fotos de ellos, y muchas de las imágenes ahora son parte de la pelicula y son parte de la historia, que quedan registradas en la pelicula en lugar de perderse o vaya a saber qué podría pasar con esas cosas. Finalmente terminamos estrenando en el 2015, para mí la pelicula es como una oportunidad de crecimiento. Más allá de en nombre es crecimiento personal. Primero conoces muchas personas que no conocías, abrís tu mundo y tu cabeza hacia otro tipo de personas, de lugares, y también es un crecimiento porque esas mismas personas terminan siendo amistades".
 
La película está dividida en cinco capítulos, que inician con citas del filósofo francés Roland Barthes, más precisamente de su capítulo "El mundo del catch" del libro "Mitologías". Desde un inicio, entre imágenes de archivo, entrevistas con figuras de la talla de "El Ancho" Peucelle se va destacando el aspecto más teatral, artístico y humano de la lucha. El dramaturgo Pompeyo Audibert agrega mucho con sus aportes en cuanto al aspecto teatral, recordando mucho a la mirada del genial corto "Wrestling isn't wrestling", cuando se compara al catch con una película, un libro, más que con una competencia deportiva.
 
El siguiente capítulo es de los más cargados de historia pura y dura, desde las lejanas décadas del 30 y del 40 con la lucha en la zona portuaria, pasando por los Luna Park llenos de gente y el auge de una de las figuras más grandes que dio el catch argentino: Martín Karadagián. Nombre más que familiar para cualquiera que sepa algo de la lucha en este rincón del mundo, Karadagían es sinónimo no solo de su época, sino que es una marca que aún perdura y se siente en el ambiente. Todo lo que narra la película sobre Karadagián es interesante, de sus comienzos como un tipo bajo y obsesionado con la idea convertirse en luchador cueste lo que cueste, a lo más alto de su carrera como principal motor de los legendarios "Titanes en el ring". Los cuentos de Sarkis Tchirichian, que perdió su barba en un combate contra Karadagián en el histórico Luna Park, no solo condimentan genialmente lo que muestran los archivos sino que generan aún más cariño y empatía por estos personajes. Más adelante, siguiendo con la idea constante del film de mostrar el lado humano de los luchadores, se muestra cómo tenían que ganarse la vida debajo del ring. Entre entrenamientos y combates, los héroes y villanos del cuadrilátero se ganaban la vida conduciendo taxis, siendo mozos en un bar o llevando adelante una peluquería infantil, como es el caso del gran Vicente Viloni. En este capítulo destacan las palabras de la familia Garcilazo, linaje de luchadores que ponderan la pasión por el catch por encima de las cosas. Demetrio (conocido también como Khumo) compara la actitud pretenciosa de luchadores más recientes con la suya y la de su familia, quienes no sabían cuánto cobraban -ni si cobraban algunas veces- pero que sí llevan "la lucha en la sangre".
 
El impacto del catch en la televisión argentina y en la cultura pop en general se aborda en el siguiente capítulo, donde se vuelve a hacer hincapié principalmente en "Titanes" y Martin Karadagián. Nuevamente los testimonios de los protagonistas junto a las imágenes de archivo sirven para repasar los pintorescos personajes de aquella época, narrando lo importante que era la visión de Karadagián para la creación de personajes e historias de "Titanes". Uno de los relatos más entretenidos de este fragmento es la historia de Mercenario Joe, cuyo gimmick surgió de la película "Los Mercenarios", en cartel en aquella época. Karadagián mandaba a Joe a mirar una y otra vez la película, a tomar apuntes y copiar los movimientos de un personaje para adoptarlos al suyo propio. La importancia del kayfabe en aquella época era tal, que los buenos no viajaban ni eran vistos con los malos, y el personaje se mantenía en todo momento. El propio Joe cuenta que en una gira unos policias locales le preguntaban sobre su trabajo de mercenario, preguntas que Joe respondió con total naturalidad.
 
Para el cierre, se vuelve a tratar uno de los mayores temas de la película, y es la identificación del espectador con los luchadores. Claudio Celada nos decía al respecto: "Una de las teorias era que más gente que no sabe de lucha lo vea y se se sienta identificada con la parte de teatro, con la parte de la humanidad que tiene los luchadoes, eso de ser la vida misma. Que somos buenos y malos, pero a veces actuamos mal y a veces actuamos bien...siempre tratamos de hacer el bien pero no siempre nos sale. Esa identificacion que nos habla de la teatralidad y que Pompeyo (Audibert) trata bastante bien. Tiene que ver con el origen del hombre...no hay un pais, hay una forma de ser, es la forma de ser del hombre". En este capítulo vuelven a predominar los grandes aportes de Pompeyo Audibert, y los testimonios se acercan más al presente con imágenes de eventos en clubes de barrio y palabras de luchadores jóvenes y actuales. Otro archivo de Karadagián sirve para acercanos al final, con sus palabras sobre la eterna lucha entre el bien y el mal. Porque al fin y al cabo, "Titanes es como la vida".
 
Como nota personal, agrego que la película logra transmitir plenamente lo que Celada pretendía al realizarla. Las escenas y los testimonios tienen una carga emotiva, humana, hasta familiar, que hacen que el fan ame aún más esta pasión, y que el neófito sienta esa conexión. "El hombre es de una determinada manera, después empiezan a ponernos banderas, un montón de cosas encima. Todo para la nada, solo nos lleva a la despersonalización...en realidad somos todos hermanos. ¿Por qué tenemos que pelearnos? El catch lleva a eso, a una hermandad, lo que queremos es que la gente se sienta identificada con esa hermandad". Los que compartimos esta velada, Claudio Celada, Javier Romero, Mauro Mendez -promotor de lucha en Montevideo- y yo, ya estamos hermanados por la lucha. Ojalá este documental pueda seguir volando por otras salas de latinoamérica y seguir cumpliendo su objetivo de hermanarnos.
Fede Fromhell
AUTOR: Fede Fromhell
Redactor jefe - Eventos en vivo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe novedades

Solowrestling.com 2004 - 2017