Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Buscar

Esta noticia tardará 0 segundos en mostrarse.
Para evitar esperar, por favor, desactiva el Adblock de tu navegador y vuelve a cargar la página.

Solowrestling.com es un proyecto que se mantiene gracias a los ingresos publicitarios. Para ayudarnos desactiva el sistema de "Adblock" en este sitio. Si activas la publicidad y tienes algún problema puedes ponerte en contacto con nosotros enviado un correo electrónico a webmaster@solowrestling.com. ¡Agradecemos tu colaboración!

  1. Home »
  2. Artículos »
  3. Wrestling de videojuego

Wrestling de videojuego: 1983-1994

28/10/2016   - Por Sergio Bustos

Un repaso a la historia e influencia del wrestling en los videojuegos.

Wrestling de videojuego 1983-1994
Publicidad
Publicidad
Cuando Vincent Kennedy McMahon fundó Titan Sports Inc. allá por 1979 y tres años después compró la World Wide Wrestling Federation a su padre, la lucha libre en Estados Unidos entraba de lleno en un nuevo paradigma. La expansión audiovisual unida a la apuesta por el entretenimiento en el wrestling más allá de la pura competición llevó a una situación de la que era inevitable huir: a los jóvenes les gustaba el wrestling, y los jóvenes jugaban a videojuegos.

Fueron los japoneses los que consiguieron dominar la industria del videojuego en aquel boom que las máquinas de arcade tuvieron en medio mundo, así que en el caso concreto del wrestling también quisieron ser pioneros. Tag Team Wrestling, conocido como The Big Pro Wrestling! en Japón, fue el primer videojuego reconocido del género. Publicado por Data East y distribuido por Technos Japan - desarrolladora que después publicaría el famoso Double Dragon- en arcade y tres años después porteado a NES, el juego permitía controlar a un equipo profesional de wrestling que debía derrotar a otra pareja de luchadores conocida como el 'Heel Team'. El funcionamiento era sencillo: si ganabas diez combates consecutivos lograbas el campeonato por parejas y, a partir de ahí, debías defenderlo. El juego, como buen arcade, terminaba con la primera derrota que sufrías.

En relación a la jugabilidad pura y dura, existía diferencia entre el bando más técnico y más rudo y había golpes, headlocks, slams y pelea fuera del cuadrilátero. De hecho, en ocasiones eras sorprendido con intervenciones de terceros en mitad del combate para atacarte a traición. El inicio era inmejorable.

Un año más tarde SEGA se animó con Appoooh, un título japonés que mejoraba las animaciones y añadía lo más importante: wrestlers que emulaban a los reales de la época. Así nos encontrábamos con nombres como H. Hogen haciendo de Hulk Hogan, A. Giants de Andre The Giant, A. Inoke de Antonio Inoki y Tigerman de Tigermask, entre otros.



Desde entonces solo Technos Japan respondió actualizando su anterior título con Mat Mania (1985) y M.U.S.C.L.E. (1986), que inspirado en el anime Kinnikuman y publicado por Bandai en NES, acabó siendo considerado uno de los peores videojuegos del momento.



Master System y NES compitieron en el 86 con dos títulos denominados Pro Wrestling. El de SEGA instauró un sistema que limitaba los enfrentamientos solo entre faces y heels, pero resultó novedoso al incluir diferentes armas que los chicos malos podían utilizar para atizar a los buenos. Aquellos sillazos fueron más apreciados que las nuevas técnicas de su tocayo de Nintendo, donde los luchadores tenían moveset propio y existían combos de botones de cara a terminar derrotando a Great Puma, el último oponente del juego.

Pese a que Konami y SEGA siguieron apostando por el wrestling en años posteriores, sistemas como Amiga, Atari ST, Commodore 64 y DOS disfrutaron en 1987 del primer videojuego de la historia con nombres reales de personajes de la WWF. MicroLeague Wrestling se alejaba de lo típico y basaba su jugabilidad en un sistema de estrategia por turnos donde elegías las acciones del wrestler escogido, teniendo cada uno de ellos cinco movimientos básicos, cuatro más poderosos y un finisher especial, además de una opción de bloqueo.



Estrellas como Hulk Hogan, Randy Savage, Ted DiBiase o Jim Duggan estaban incluidos en el disco. Howard Finkel indroducía a los participanes, Gene Okerlund hacía las entrevistas y Vince McMahon estaba en los comentarios con diferentes acompañantes según la versión.

Y es que el propio McMahon ignoró en un principio la era de los 8-bit. No fue hasta 1989 cuando la compañía entró de lleno en la industria del videojuego con WWF Wrestlemania, un título licenciado de NES desarrollado por Rare que se publicó pocos días antes de la celebración de Wrestlemania V de cara a promocionar el evento. Aportaba seis personajes jugables: Randy Savage, Ted DiBiase, Bam Bam Bigelow, The Honky Tonk Man, Andre The Giant y Hulk Hogan, figura que ocupaba la portada. Estos wrestlers disponían de multitud de movimientos que todos podían aplicar salvo en contadas excepciones, como el body slam que únicamente Hogan realizaba.



No sorprendía por su jugabilidad, y de hecho sufría de bastantes carencias, pero será recordado como el primer videojuego que verdaderamente transmitía la esencia del wrestling americano.

Ese mismo año, y sin hacer tanto ruido, Human Entertainment publicaría en PC Engine Fire Pro Wrestling Combination Tag, la primera entrega de una saga legendaria que se ha extendido a lo largo de los años con decenas y decenas de títulos bajo la nomenclatura y bautizo de Fire Pro Wrestling. ¿Lo más destacable de su presentación? Una lista de más de una decena de personajes con nombre inventado que emulaban a wrestlers de la época famosos en Japón. Desde Antonio Inoki, pasando por Bruiser Brody o Stan Hansen y terminando con The Road Warriors.



Antes de su cierre en 1996, Technos siguió aportando buenas entregas. WWF Superstars (1989) y WWF WrestleFest (1991) eran dos arcades con licencia oficial que lograron reflejar con detalle cada uno de los estilos que los mejores wrestlers del momento desplegaban en el ring. Añadidos como Ultimate Warrior o Mr Perfect se asemejaban a sus análogos en la realidad y modos como Royal Rumble o Cage matches entraban en juego.



De los simples agarres pasamos a llaves, headlocks, slams, suplexes, irish whips, ataques en las esquinas, corriendo y fuera del ring. Los luchadores tenían sus propias características que eran útiles o no dependiendo de su rival. Hacerle un body slam a Andre The Giant era un ardua tarea casi imposible de realizar, pero a su vez el gigante era más lento que otros más ágiles, y determinados wrestlers dominaban las sumisiones mientras que otros debían apañárselas con un estilo más striker.

Aquellos títulos, sin duda, respiraban wrestling.

Más simple sin embargo fue Wrestle War (1989), que no llegó a MegaDrive hasta 1991 y que se vio obligado a variar la imagen promocional de la portada debido a que en la imagen de arcade la figura de Hulk Hogan era tremendamente reconocible pese a que no disponía de los derechos (era llamado Titan Morgan en el videojuego).

La WCW, por su parte, entró de lleno en 1990 con WCW Wrestling para NES. Basado en la NWA, The Road Warriors ocuparon la portada, pero debido al inconveniente de su marcha volvieron a distribuir el juego con Sting sustituyendo al famoso tag team en la etiqueta.



Lo cierto es que esta entrega no era más que una mera evolución de Super Star Pro Wrestling, un título distribuido únicamente en Japón. De hecho los wrestlers famosos tenían gimmicks y llaves desconocidas pese a llevar el nombre y la apariencia correcta. No colaba.

Pese a ello, Nintendo ofreció de nuevo la oportunidad y WCW SuperBrawl Wrestling fue publicado en SNES en 1994. Pero la cosa volvió a salir mal. Las críticas se cebaron con un videojuego que contaba con la inclusión de los wrestlers más destacados de la WCW (Ric Flair, Vader, Rick Rude, Dustin Rhodes...) pero con animaciones desfasadas y una experiencia jugable bastante frustrante para el momento.

Nada tenía que ver con Saturday Night Slam Masters, una entrega de Capcom inspirada en Street Fighter, ni con el WWF Royal Rumble de 1993, un conjunto con mucho más empaque que incluía también un gran número de wrestlers de la talla de Shawn Michaels, The Undertaker, Bret Hart o Razor Ramon, y que fue distribuido en SNES y Genesis con contenido diferente según la versión.



Ni siquiera en la Nintendo Game Boy mejoró la imagen de la WCW. WCW: The Main Event (1994) únicamente adquirió fama con el paso de los años al ser el primer videojuego que incluía a un desconocido wrestler denominado Steve Austin.

Casualmente, aquel nombre iba a protagonizar años más tarde una etapa que decidió el rumbo de los videojuegos de wrestling de la década posterior.

La Attitude Era ya asomaba la cabeza.



Publicidad
Publicidad
Publicidad
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe novedades

Solowrestling.com 2004 - 2017

not set