Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar los anuncios y analizar el tráfico. Además, compartimos esos identificadores y otra información de su dispositivo con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Acepto Más información

Categorías WWE

Malenko vs Guerrero: inspirando a una generación

Los combates de Eddie Guerrero y Dean Malenko de 1995 en ECW ofrecieron algo muy especial en su momento, y su influencia es visible hasta el día de hoy.

Mattel Sound Slammers
Por Alessandro Leonardo - PUBLICADO EL 20/11/2015 A LAS
Malenko vs Guerrero: inspirando a una generación

La segunda mitad de la década de los 1990 fue periodo muy intenso en la historia del wrestling profesional en EE.UU.  WWF se esforzaba para recuperarse de una caída económica sufrida por el escándalo mediático de los esteroides y la salida de Hulk Hogan, que había dado como resultado un producto débil. Por otro lado, WCW, una empresa de nivel medio, recibió una inversión de dinero que buscaba ponerla a competir con la promoción líder de mercado. Estas condiciones produjeron lo que luego pasaría a la historia como “The Monday Night War”, título que se le dio al enfrentamiento de las dos empresas en televisión, con grandes niveles de audiencia y gran presencia en la cultura popular. En paralelo a esta disputa entre las dos máximas potencias de la industria, una promoción más pequeña alcanzaría el éxito estableciendo un perfil propio, distinto del resto, uno que no estaba necesariamente dirigido a las grandes masas. ECW era una empresa de culto, ciertamente, pero no por eso generó un impacto menor.

Para entender el concepto de ECW basta con prestarle atención a la primera letra de sus siglas, la que Paul Heyman cambió de “Eastern” a “Extreme”. Antes de que Heyman tomara el mando, la empresa era una más de aquellas que arrastraban la tradición de los territorios, que usualmente se distinguían una de la otra con coordenadas regionales. ECW era del este, y ya. En cambio, la idea de lo “extremo” constituiría luego su sello característico, su personalidad, la marca de cada cosa relacionada con ECW. Algunos de los personajes eran muy políticamente incorrectos, la violencia de los combates era llevada al límite, el propio modelo de negocio era sumamente arriesgado, e incluso los fans se identificaron con la filosofía, convirtiéndose ellos mismos en “hardcore”. Sin embargo, de alguna manera, dentro de ese caos de brawlers y spots con objetos, habría un espacio para algo de wrestling en el sentido más duro de la palabra.

Eddie Guerrero llegó a ECW en 1995. Sus amigos Chris Benoit y Dean Malenko le habían contado historias sobre esos shows, famosos por lo que pasaba en el ring y lo que pasaba entre el público. En la conversación que tuvieron antes de cerrar el acuerdo, Paul Heyman le dijo a Eddie que no solo estaba interesado en ofrecer combates sangrientos y peligrosos, sino que tenía la visión de convertir a ECW en la casa del mejor wrestling serio del mundo. Tras ganar el ECW TV Championship en su primer combate dentro de la compañía, Eddie tendría su primera defensa del cinturón ante su amigo Dean Malenko, y lo que hicieron aquella noche llevó a que continuaran luchando entre sí durante todo el tiempo que pasaron en ECW. Aunque ya se había visto algo de su gran química en NJPW, la combinación de varios factores hizo que su feud en ECW pasara a la historia como el “Malenko-Guerrero Classic”, una serie de combates que ha tenido más resonancia en el mundo del wrestling de lo que uno podría percibir a simple vista.

¿Qué hacía especiales los combates entre Eddie Guerrero y Dean Malenko? Más allá de la química en el ring que tenían trabajando juntos, lo más llamativo de verlos enfrentados era el despliegue de diversos estilos de wrestling. Malenko entrenó en wrestling tradicional norteamericano, pero su carrera básicamente empezó en Japón, donde se dedicó a pulir aspectos de su estilo. Eddie, por su parte, se crió en la tradición de la lucha libre mexicana, y de igual manera, fue la influencia de Japón la que le ayudó a finalmente establecer un estilo propio. Todo ese trabajo terminaría consolidándose en ECW, con esos combates distintos a todo lo demás en el wrestling televisivo. Este modelo de carrera, el que consiste en viajar alrededor del mundo para conocer los estilos de wrestling y combinarlos en uno solo, ha servido de inspiración para muchos luchadores que crecieron viendo a Eddie Guerrero y Dean Malenko en ECW, y ver esos combates les despertó el interés por descubrir lo que sucedía en México y Japón, en lugar de quedarse solo con WWF y WCW. Por eso se suele decir que estos combates del Malenko-Guerrero Classic se adelantaron a su tiempo, porque fueron una muestra del rumbo hacia el cual se dirigiría la evolución del wrestling en la década posterior.

Aunque sean muchas las virtudes que voy describiendo del Malenko-Guerrero Classic, por momentos no fue sencillo sacar adelante esos combates. Tenemos los recuerdos de las grandes reacciones en la ECW Arena, especialmente si pensamos en su primer y último combate, que son los más mencionados, pero hubo noches en las que no todo era tan maravilloso. Tomando lo dicho párrafos atrás, ECW se caracterizaba principalmente por el estilo hardcore, algo que muchos fans llegaron a asumir religiosamente. Debido a esto, en recintos más pequeños, sucedía que saltaban los cánticos de “aburrido” cuando Eddie y Malenko entraban en duelos de llaveo, trabajando calmadamente para llegar luego a los momentos de mayor intensidad. Se recuperaba el interés con los spots vistosos, sí, pero a veces estaban ante un público demasiado impaciente, que no entendía el tipo de wrestling que se intentaba trabajar. El hecho de que la mayoría de sus enfrentamientos duraran 30 minutos también era demasiado para algunos, seguramente. Es algo que se puede comparar con una manifestación artística puesta frente a personas que no están interesadas en ella, o que están acostumbradas a valorar otras cosas y no son capaces de apreciar su verdadero mérito. Eddie Guerrero y Dean Malenko, en noches como esas, eran artistas incomprendidos. Sin embargo, aquellos fans que sí entendían lo que se estaba haciendo se aseguraron de demostrarles a ambos todo su aprecio, algo notorio en el combate 2 de 3 caídas de despedida.

[Aquí una imagen de Eddie mirando a un fan que le ofrecía una silla, tras quitársela con un golpe.]

Luego de que WWE absorbiera a ECW y WCW, desapareciendo así a las otras dos empresas más grandes de la industria, se abrió la oportunidad para que otras intentaran ingresar al mercado con proyectos más pequeños. Se puede decir que TNA es la empresa sucesora de WCW, ya que contó en sus inicios con mucha gente de producción que se quedó sin trabajo tras el cierre, y las intervenciones de Vince Russo, Eric Bischoff y Hulk Hogan nos han hecho pensar que se repite una trágica historia. En cuanto a quién continuó con el legado de ECW, hay dos formas de verlo. Por un lado, está CZW, que alcanzó notoriedad a nivel independiente por su estilo de ultraviolencia, y a pesar de que eso ha cambiado con los años, es imposible dejar de asociarla con la imagen de gente como Nick Mondo. La otra compañía sucesora de ECW vendría a ser ROH. Es por el estigma del estilo hardcore que la primera asociación es CZW, pero en ROH se puede encontrar algo del espíritu que hizo a ECW tan popular en los 90s. Empezó como una empresa de culto, ofreciendo lo mejor del wrestling en EE.UU. fuera del mainstream, y creó una base de fans muy apasionados con el producto. La idea detrás de ROH fue ofrecer el mejor wrestling puro en el ring – algo que suena familiar –, y desde sus inicios se ha basado en la combinación de diversos estilos de lucha. Esta es una tendencia que han seguido muchas otras empresas independientes, ya que ROH ha sido la más exitosa. El mismo Paul Heyman dijo alguna vez que ROH es en lo que ECW habría evolucionado de haberse mantenido en funcionamiento. La escena independiente norteamericana no es la continuación de una ECW hardcore, sino de la ECW de Malenko vs Guerrero.

La serie de Eddie Guerrero vs Dean Malenko en ECW no dejó solo buenos combates, sino también toda una filosofía detrás, una forma de ver el wrestling profesional. Esto fue importante como alternativa al resto de cosas que se veían en televisión durante esos años, ya que sentó las bases para, precisamente, las alternativas de hoy en día. Donde antes habían estado Ric Flair vs Ricky Steamboat y Jack Brisco vs Dory Funk Jr., estuvieron Eddie Guerrero y Dean Malenko para esa nueva generación, que encontró algo de wrestling puro entre todo el caos televisivo de ese entonces. Yo, personalmente, puedo decir que ver el primer Malenko vs Guerrero cambió mi visión del wrestling, despertando en mí un nuevo respeto por su lado artístico. Curiosamente, se cumplen 20 años desde ese feud, y se cumplen 10 desde el fallecimiento de Eddie. Creo que su influencia es el mayor testimonio de su verdadero impacto, y de que el título de “clásico” no podría estar mejor puesto.


Esto pone fin a mi trilogía de artículos sobre Eddie Guerrero para este mes. Debo disculparme de nuevo por no poder escribir el Semanario, pero todo debería volver a la normalidad para la próxima semana.


Alessandro Leonardo
Colaborador Solowrestling.com
@URAle54

WWE 2K19
Solowrestling.com 2004 - 2018 Politica de Cookies Politica de privacidad Condiciones de uso