Publicidad
  1. Home »
  2. Artículos »
  3. Thank You Neville

Thank you, Neville: Opinión sobre el éxito del CWC y el fracaso de la división de peso crucero

Publicidad

23/12/2016   - Por Eric Jordà

Hace tiempo que le llevo dando vueltas a la pregunta: ¿Por qué no acaba de enganchar la cruiserweight division a la audiencia de WWE?, ¿Cómo es que el público no anima, ni aplaude, ni abuchea cuando los luchadores de peso crucero suben a ese llamativo ring violeta?

Thank you, Neville: Opinión sobre el éxito del CWC y el fracaso de la división de peso crucero
Publicidad

Desde que acabó el torneo CWC (más sobre ello en unas líneas), la división de peso crucero se ha paseado por Monday Night RAW y sus PPVs sin mucha reacción. Incluso con la emisión de un nuevo programa, 205Live, dedicado enteramente a ellos, aún no consigue despegar. Durante sus combates, algunos buenos y otros no tanto, gran parte del estadio se mantiene callado, sin emoción. Algunos dicen que son la nueva excusa para ir al lavabo (pee break), cuando antes esta acción solía ocurrir durante los combates femeninos. Austin Aries, luchador de NXT actualmente lesionado y nuevo comentarista de la división crucero, parece recibir más atención que la acción que se está llevando a cabo en el cuadrilátero. Esta situación es perjudicial para la empresa, y durante varias semanas parecía no saber cómo solucionar esta situación... hasta ahora.

En el PPV Roadblock: End of The Line, celebrado el pasado domingo 18 de diciembre, Neville (ex campeón por parejas de NXT y el ex campeón que más ha retenido el cinturón de NXT) apareció para masacrar a TJ Perkins y Rich Swann, ex campeón y actual campeón de peso crucero respectivamente, y de paso convertirse en heel. Y lo hizo bajo los aplausos y cánticos (Thank you, Neville) de un público que salía de su sopor. La inclusión de Neville en la división no sólo se ve beneficiada por el hecho de que Neville sea mejor luchador que el 99% de la división, sino porque Neville es un luchador establecido de WWE. Y esto no sólo significa que la audiencia lo conoce, conoce su repertorio y puede implicarse más en sus combates, también significa que Neville ha dedicado años de su carrera a formarse para actuar en frente de este público en concreto. Su paso por NXT le ha enseñado a competir a este nivel, a transmitir ciertas emociones y conectar con el público de cierta manera, y eso se echa en falta en el talento de la Cruiserweight division, que ha accedido a los programas principales sin pasar por el programa de desarrollo. Y se nota.

El Cruiserweight Classic (CWC) fue un torneo celebrado durante el pasado verano, cuyo trofeo final fue la coronación del primer campeón de peso crucero de la nueva era de la división en WWE. En mi opinión, el éxito de este torneo radicó en tres aspectos: la novedad, el trasfondo y las piezas clave. La novedad es indiscutible, ya que fue el primer torneo celebrado por WWE donde participó talento que no estaba bajo contrato, una presentación con sabor al videojuego Street Fighter, con los luchadores procedentes de todos los rincones del mundo, etc.

El trasfondo fue vital para dar una historia que contar en los combates. Gracias a los videos y entrevistas de presentación, el CWC nos explicó diversas historias, como la del veterano desesperado por ganar a cualquier precio (Brian Kendrick) o el chaval cuya voluntad le ha llevado a adelgazar y salir de su división por peso habitual con tal de aprovechar la oportunidad que se le presentaba (Cedric Alexander).

Las piezas clave las formaron tres grupos: Por un lado el torneo incluía a antiguos luchadores de la empresa, como Brian Kendrick o Tajiri, ya presentados para la audiencia y que podrían llegar a atraer por verlos después de mucho tiempo. En el caso de Kendrick, además, se aprovechó para contar una de las mejores historias del torneo y ligarla a otra pieza clave, el comentarista de CWC y ex luchador Daniel Bryan. Por otro lado, teníamos a superestrellas de NXT (Johnny Gargano y Tomasso Ciampa) con lo cual el producto quedaba ligado a la continuidad del programa de NXT, que aprovecharía para incluir a combatientes de CWC en sus grabaciones y darles más exposición. Finalmente, el último grupo de piezas clave la formaron los luchadores de talla mundial que no forman parte de WWE: Zack Sabre Jr. o Kota Ibushi.

De estas tres características (novedad, trasfondo y piezas clave), la división de peso crucero que apareció en RAW y que sigue en 205Live no disponía de ninguna. La novedad se perdió tras el torneo y sólo ha mantenido la estética, con esos cambios de cuerda al tono púrpura de la división y el saludo previo al combate. Estos cambios no son suficientes para dar frescura a la división. El aspecto más importante dentro de la novedad debería de ser el estilo de sus combates. Al pensar en una división crucero, es inevitable pensar en un ritmo de acción más rápida de lo normal. En cambio, muchos combates han sido idénticos al que puedan ofrecer otros luchadores de más peso, intercambiando llaves y golpes y llevando un ritmo normal. No defiendo los combates de peso crucero como combates de piruetas forzosamente, pero el ritmo ha de ser rápido aunque estés intercambiando llaves, rebotando entre las cuerdas o intercambiando suplexes.

El segundo aspecto, el trasfondo de los luchadores, tampoco se ha trabajado. Hasta la aparición de 205Live no se ha investigado en la gente que veíamos aparecer en pantalla y se nos ha dado pinceladas básicas de su comportamiento: A este le gustan los videojuegos, este otro juega con la cremallera de su chaqueta y es muy joven, este otro quiere triunfar y ha adelgazado mucho, este otro...bueno, se entiende. Si comentaba antes que esto había sido importante para CWC, porque le daba una historia única a cada combate, lo mismo pasa con los combates en RAW y 205Live. Al no darnos más que pinceladas básicas sobre el comportamiento y las motivaciones de cada personaje, es imposible crear el drama necesario para disfrutar de un combate. Al único al que le han dado espacio para contar su historia ha sido a Rich Swann. Nos han dicho que perdió a sus padres desde muy pequeño, y gracias a eso nos podemos involucrar en su combate por el título, entender el drama que hay detrás de su pelea, y emocionarnos cuando gana y le dedica la victoria a su madre ya fallecida.

Y llegamos al tercer aspecto, las piezas clave. Está claro que la división necesita enriquecerse, y no abusar de los mismos tres luchadores. En ese sentido, la creación de 205Live ha sido beneficiosa, y nos ha dejado ver como Jack Gallagher llega pisando fuerte (¡sigo echando de menos a Tozawa!). Aún así, WWE dispone de su propio talento de peso crucero, que ya estaba en la empresa antes. Hablo de Neville o Kalisto, por ejemplo. Son luchadores ya entrenados para actuar bajo el modelo del sports-entretainment y, por lo tanto, son claves para ayudar a los nuevos, que no han pasado por NXT, a adaptarse a su nuevo trabajo, enseñarles a transmitir una historia en el ring y a aprovechar al máximo cada minuto en pantalla para explicar una idea y evolucionar.

Así pues, que Neville arrase con Rich Swann y TJ Perkins ha sido un paso vital para la marca lila. Ahora ya tenemos una pieza clave de la división, portentoso y ya conocido por la audiencia, situado en la rivalidad principal. Lo que la cruiserweight division necesita ahora es desarrollar cuanto antes las demás piezas que la componen, para que sepamos porque hemos de animarles y porque es tan importante que ganen. Además, los combates necesitan sentirse frescos, novedosos, acción rápida y movimientos raros. Es por eso que Jack Gallagher es uno de los mejores de la división, porque trae esa frescura y nada más verlo, sabes que no has visto nada igual a él en mucho tiempo.

Pero lo más importante; lo que la división necesita urgentemente, es empezar a tratar a sus luchadores como humanos, con un origen, una motivación y una evolución y abandonar las malditas storylines de pelearse por una chica! Esas son las típicas historias que mantenían a la división femenina estancada en la categoría de “Divas” donde sus luchadoras, planas y sin motivación alguna, se peleaban o por haberse llamado feas/gordas o porque les gustaba el mismo luchador. Si la empresa logra apartar su Cruiserweight Division del rumbo donde la está llevando, ya no existirá ninguna excusa para ir al lavabo durante sus shows porque todas las divisiones de la empresa tendrán a personajes por los cuales te preocupas.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Nuestras redes sociales

¡Síguenos!

Intreactúa con nosotros de la forma más fácil mediante los mejores canales.

  • Facebook
  • Google Plus
Publicidad
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe novedades

Solowrestling.com 2004 - 2017