Publicidad
  1. Home »
  2. Artículos »
  3. Una oportunidad para pelear

Una oportunidad para pelear

Publicidad

09/11/2016   - Por John Brown

Una de las cosas más decepcionantes en nuestro vivir diario es cuando, por mucho que hayamos planificado algo en especial, aquello no resulta o simplemente no de la manera pensada. Entonces, ¿qué podemos realizar en aquellas situaciones?... Nada. Simplemente esperar, porque si en verdad hemos trabajado en algo, ese momento tarde o temprano va a llegar. Pues aquello le ha sucedido a un carismático sujeto del cual hemos disfrutado las últimas semanas: James Ellsworth.

Una oportunidad para pelear
Publicidad
James Ellsworth Morris es originario de Baltimore, Maryland. Según su cuenta de Twitter (@realellsworth) tiene 2 hijas, además de contar su propia empresa de wrestling llamada “Adrenaline Wrestling”. James es alguien que la mayor parte de su carrera ha estado en circuitos independientes bajo el nombre de “Pretty” Jimmy Dream, y, por si fuera poco, ha estado sobre un ring durante 14 años. Siendo un total desconocido para muchos (me incluyo), este hombre pasó a ser muy reconocido a partir de su aparición en el primer Raw post-división de marcas, en el cual se enfrentó a Braun Strowman, el mismo que lo venció rápidamente y sin piedad alguna. Pero, ¿qué fue lo que llamó la atención de la mayoría de fanáticos de WWE? Fácil… su físico y geniales gestos faciales y corporales. No hay mucha vuelta que darle. De igual forma, existen otros factores, entre los cuales está su apariencia llamativa, pues el hecho de poseer una barbilla bastante reducida (mucho, de hecho xD) lo catapulta enseguida a ser catalogado como “alguien diferente”. La manera en que recibe los golpes es prácticamente épica, pues cuando aquello ocurre parece que se desconecta del mundo, llevando además en su pack un selling sumamente admirable, o por lo menos el acorde para el personaje que se le pide interpretar. Pues eso, con su poca experiencia en WWE, sabe vender y se ajusta a la perfección en su personaje. No necesita hablar mucho y en lo poco que se lo ha visto actuar con el micrófono lo hace bastante bien, demostrando que, con más oportunidades en la TV, se podría adaptar muy rápido al ritmo de puesta en escena que normalmente la empresa de Vince McMahon exige. Es sin duda el perfecto prototipo de jobber.
 
Y es que fue tal la acogida que ha recibido este carismático personaje que, en la semana en la que regresó el mismísimo Goldberg, lo derrotó en venta de mercancías, además que obtuvo una oportunidad por el título máximo frente a AJ Styles, cosa que muchos luchadores actuales no han podido recibir. Definitivamente increíble. Aunque es en este momento en el que pienso que todo tiene un “pero”. Para hacerlo más ameno, recordemos aquel capítulo de Los Simpson donde Bart está en un escenario y por accidente destruye todo y debido al susto que se llevó por ese bochornoso momento salta y dice “yo no fui”. Vimos como dicho suceso causa una gracia muy grande entre el público presente y se vuelve viral a tal punto de que Bart pasa a tener tantísima fama por eso. Más adelante, y a medida que pasan los días, la fama de Bart Simpson fue decayendo debido a lo repetitivo que se había tornado. Eso mismo me temo que pase con Ellsworth, pues la gente está muy encantada con él, pero tanta repetición te puede terminar frenando en seco. Solo espero que WWE no lo llegue a quemar ni a volverlo en algo cansino (como habitualmente hace con sus personajes), sino que sepan llevarlo de manera armónica y mantener ese gran interés que tiene la fanaticada hacia él. 
 
Definitivamente, la suerte ha tocado la puerta de Ellsworth. Desde que ha aparecido en WWE le llueven ofertas para bookeos independientes y demás apariciones, pero conforme a la humildad que ha venido mostrando se mantiene muy calmado, actuando en la empresa donde comenzó su despegue, y esperando la oportunidad de firmar con la misma, cosa que encuentro bastante merecida a pesar de ciertas posturas que opinan todo lo contrario. No consideres a James como alguien que llega a “robar” la oportunidad que alguien más antiguo puede tener. Sólo míralo como alguien que está aprovechando su momento, pues la vida cotidiana va por ahí, sacarle el provecho a las chances que se te presenten.
 
De ahí podría surgir la historia de un tipo normal, muy común y de apariencia debilucha que poco a poco va superando aquellos obstáculos de estigmatización por los que pasamos todos en esta vida. Un hombre que durante varios años ha estado sembrando aquella semilla que le permita cosechar los frutos que está obteniendo ahora. Es sólo la historia de cualquier hombre con dos manos,  que  ahora tiene una “oportunidad para pelear”.
 
Por John Brown
 
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Nuestras redes sociales

¡Síguenos!

Intreactúa con nosotros de la forma más fácil mediante los mejores canales.

  • Facebook
  • Google Plus
Publicidad
Suscríbete a nuestra newsletter y recibe novedades

Solowrestling.com 2004 - 2017